Toby, de perro rebelde a rescatista profesional

Toby es mi compañía sin lugar a dudas”. Así define Ricardo Urquiza a su perro, quien lo acompaña en todos los trabajos para binomios compuestos de Bomberos y Canes. Ricardo es Comisario Bombero Voluntario de la Institución de Bomberos Voluntarios de Deán Funes, y Toby su fiel compañero para los rescates.

“Toby llega al cuartel por medio de una gente amiga que me lo regala. Tenía entre 7 y 8 meses. Me lo trajeron por mala conducta. Intentamos encontrarle un hogar varios meses pero no lo logramos, entonces comenzamos a trabajar en su comportamiento”, cuenta Ricardo, quien hoy celebra el hecho de que no haya sido adoptado por una familia.

“Cuando comencé a educarlo detecté que el perro tenía algunas cualidades que eran muy beneficiosas para la búsqueda de personas. Como la patrulla ya contaba con perros adiestrados para la búsqueda de personas vivas, y no contaba con canes que buscaran restos humanos, lo adiestré para este tipo de exploraciones”, explica el Bombero Voluntario, quien además agrega: “El perro se prestó para captar todos los conocimientos y ser óptimo para esas búsquedas”.

Probablemente la anterior familia de Toby no imaginaría que aquel cachorro rebelde iba a ser hoy emblema de conducta y profesionalismo dentro del cuartel de Bomberos de Deán Funes. Y lo que más orgullo da a los bomberos que son hoy la nueva familia de este cachorro, es que gracias al trabajo que realiza junto a Ricardo, posiciona a Córdoba como referente en búsquedas a nivel nacional.

“El hecho de que se convoque a binomios cordobeses en importantes acciones nacionales, deja en claro que Córdoba es tenida en cuenta por la Nación, por los recursos y capacitaciones que tiene, que traspasan la provincia. Nuestros bomberos, el grupo de K9 -que son los perros que trabajan en la búsqueda de personas-, han quedado en lo más alto de la República en cada caso a los que se los convoca”, celebra Claudio Vignetta, secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la Provincia de Córdoba.

Bomberos Voluntarios de Deán Funes y División de Canes: su historia

Ricardo define al cuartel como su “segunda casa”: ese lugar que tantas satisfacciones le dio, y del que se considera parte apasionada. “Hace 36 años, un grupo de amigos que estaba formando una comisión para un grupo de bomberos voluntarios, me invitó a participar, y empezamos a trabajar con mucho empeño”, relata.

“Cuando hubo que capacitarse, yo era uno de los más jóvenes -junto a otro voluntario- y ahí empezó el camino de esta vida bomberil. A medida que fui instruyéndome, me di cuenta que era lo que me gustaba, y que necesitaba estar capacitado para ayudar a la sociedad”, agrega el par de Toby en las búsquedas de personas.

Ricardo expresa que si bien son muchas horas las que le demanda esta pasión, y esas mismas horas son las que no puede aprovechar en familia o para generar dinero extra, no pensaría jamás en dejarlo.

“Las horas parecen minutos, se hace con tanta vocación que no importa el tiempo”, sostiene Urquiza, y admite que “sin el apoyo de la familia en conjunto, es imposible participar de una institución como esta”.

Si bien la tarea en general es ardua en el cuartel, los opertivos en los que se trabaja de manera conjunta con los canes, tienen un tinte especial. Eso hace atesorar a Ricardo cómo fue la incorporación de la división de canes al cuartel.

“Atento al siniestro que fue el caso de la AMIA, vimos que nuestro país tenía la falencia de no contar con una herramienta tan importante para la búsqueda y rescate de personas vivas o muertas, como es el perro. Muchas instituciones, incluyendo a Bomberos Voluntarios, comenzaron a formar personas y animales para esa función, y allí me prepararon para lo que sé hacer hoy”, recuerda Ricardo.

Claudio Vignetta expresa: “Podemos decir que Córdoba es una de las provincias que más capacitación tiene para sus bomberos. Entre la Federación de Bomberos Voluntarios de Córdoba y la Agrupación Serrana de Córdoba han apostado a la capacitación de sus hombres: el norte de ellos ha sido la formación de estos voluntarios, y esto queda demostrado en cada acción donde quedamos con uno de los mejores niveles en atención de emergencias”.

Cómo fue la participación de Toby y Urquiza en el Caso Maldonado

“El cuartel de Deán Funes fue convocado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, a través del Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios de la República Argentina, donde invitaron a la Federación de Bomberos Voluntarios de Córdoba, por medio del Departamento de Búsqueda y Rescate K9, para binomios especializados en búsqueda de restos humanos, en la localidad de Esquel. Fuimos seleccionados con Toby y orgullosamente acepté”, recuerda Ricardo Urquiza.

“En el operativo éramos ocho binomios con gente de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. Hicimos una planificación, un estudio del río, las condiciones climáticas y la topografía del terreno, y planificamos un trabajo operativo con cuatro grupos”, explica el Bombero, quien además hace referencia de que él compartía el recorrido con un bombero de Pilar y su perro.

“Él notó que su perro había hecho un cambio de comportamiento y sospechaba que había detectado algo. Fuimos a trabajarlo con Toby, quien tuvo las mismas reacciones e hizo un señalamiento hacia arriba. Ahí observamos que se había detectado algo, pero aún no estaba del todo definido el lugar. Hicimos una marcación en el lugar y seguimos caminando por la costa del río: a 300 metros, sobre un arbusto, los perros mostraron el cambio de conducta nuevamente sin hacer una marcación definida, pero mostrando interés en ese arbusto. Estudiamos las corrientes de aire de la zona, y efectivamente había una corriente que salía desde el río y apuntaba a ese arbusto. Allí realizamos otra marcación y caminamos otros 800 metros”, expresa detalladamente Urquiza.

Con los pasos, la motivación de los perros era mucho más marcada hasta que comenzaron a intentar ingresar al agua: ese fue el momento en el que ambos binomios reafirmaron el alerta, porque la conducta de detección de los canes era evidente. “Dimos aviso al resto de los grupos por medio de radio, a los fines de concentrarnos en la zona. Así fue como una embarcación que venía con un perro y cuatro buzos, detectan un color oscuro sumergido donde se había señalado, y al acercarse confirmaron que se trataba de un cuerpo”, señala Urquiza.

El Bombero cordobés y su perro Toby fueron pieza indispensable para encontrar el cadáver de Santiago Maldonado, y Urquiza manifiesta que esos son los momentos en los que los sentimientos se entrecruzan: allí son la satisfacción del trabajo realizado con éxito, y la pena por el resultado final.

Cómo seguir después de estos acontecimientos

“Deseo que los Bomberos Voluntarios sigan creciendo así. Cuando inicié esta actividad había muchísimo voluntariado y se hacía todo con mucho esfuerzo y pocos recursos. Hoy los Bomberos Voluntarios son también Profesionales, porque se está invirtiendo muchísimo en capacitación y profesionalismo en las distintas áreas: accidentología vehicular, incendios estructurales, en rescate de personas, en la división canes; y gracias a todo eso se va evolucionando. La gente trabaja sin pretensiones y eso es muy meritorio”, expresa Urquiza, quien además habla de Toby, su fiel compañero que se destaca entre los canes de toda la Nación.

“Toby es joven, tiene mucho para seguir dando y va a seguir capacitándose porque este trabajo necesita ejercitación y continuidad para estar preparado para las emergencias”.

“Hoy en día no tenemos dudas desde el Gobierno de la Provincia de Córdoba, sobre la alta importancia del Voluntariado en la institución de Bomberos para la atención de la emergencia. El 90 por ciento de las emergencias de la provincia están sostenidas por los Bomberos Voluntarios. Hemos tenido inundaciones, accidentes, catástrofes, y es sumamente importante el rol de los Bomberos Voluntarios aquí”, afirma Claudio Vignetta, quien además brindó un reconocimiento a Urquiza y Toby -y a través de ellos a todos los Bomberos Voluntarios-, por el trabajo realizado.

“Estos chicos son voluntarios: cuando todos descansamos, ellos están capacitándose porque los cursos normalmente son los sábados y domingos. Es permanente, e inmensamente meritorio”.