Día Mundial de los Humedales: por qué su preservación es clave

Como todos los años, a partir de 1997, celebramos el Día Mundial de los Humedales, lo que nos recuerda la adopción de la Convención sobre los Humedales del 2 de febrero de 1971, en Ramsar, Irán, alentando la conservación y el uso racional de estos espacios naturales y sus recursos que contribuyen a mantener la gran variedad de vida de nuestro planeta. Este año, el lema “Humedales y cambio climático” nos propone prestar atención a esos dos aspectos que son centrales para nuestra gestión y que nos preparan para enfrentar los desafíos del calentamiento global.

Los humedales —de diverso tipo: lagunas, mallines, turberas, bosques fluviales, esteros, bañados, marismas, entre otros— contribuyen de un modo fundamental al desarrollo sustentable al proporcionar bienes y servicios ecosistémicos esenciales para la naturaleza y las personas. Nos brindan agua y alimento, albergan una gran biodiversidad y nos ayudan a enfrentar fenómenos extremos como inundaciones y sequías, cada vez más frecuentes como consecuencia del cambio climático.

Nuestro país tiene una posición privilegiada en materia de humedales. Según estimaciones, podrían llegar a ocupar 25 % de la superficie total del territorio. Son zonas en las que el agua moldea la vida y en donde se desarrollan economías regionales asociadas con la pesca, la agricultura, las actividades forestales y el turismo. Es nuestra responsabilidad llevar a cabo estas tareas resguardando las características ecológicas de los humedales.

El primer paso para proteger es conocer. Desde 2016, junto al presidente Mauricio Macri, asumimos el compromiso de poner en marcha un Inventario Nacional de Humedales buscando generar políticas públicas para proteger y favorecer el uso sustentable de estas áreas. En tal sentido, hemos avanzado en esta labor al liderar su realización, lo que al momento significó la publicación del primer nivel del inventario. Hoy sabemos que en el país contamos con 11 regiones de humedales y estamos trabajando con todos los sectores para comprender su dinámica que es diversa, cambiante y compleja.

También estamos reforzando la Red de Sitios Ramsar, que nuclea humedales de relevancia internacional. Existen 23 de estos sitios en nuestro país, con una superficie mayor a cinco millones de hectáreas. Asimismo, avanzamos en evaluar la efectividad de estas áreas protegidas y buscamos trabajar más cerca de los administradores provinciales para incrementar su protección.

Este conjunto de acciones se enmarcan en la generación de información para fortalecer el ordenamiento ambiental del territorio y las estrategias de adaptación al cambio climático, conservación de la biodiversidad y la reducción de riesgo de desastres. En definitiva, constituyen un aporte crucial para mejorar la calidad de vida de los argentinos, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, en particular en lo que respecta al objetivo 15, que brega por la conservación y uso sostenible de los ecosistemas terrestres y los de agua dulce; y el objetivo 13, referido al fortalecimiento de la acción por el clima.

Cabe indicar que los humedales siguen siendo parte de los ecosistemas más amenazados del mundo. El presente, caracterizado por crecidas y otros fenómenos de gran impacto, nos obliga a actuar con responsabilidad y de manera estratégica. Debemos aprender a construir con la naturaleza para dejar de degradar los ecosistemas y aprovechar sus valiosas y múltiples contribuciones a nuestro desarrollo.

Reconocer el rol de los humedales en el sostenimiento de la diversidad biológica, la purificación del agua, la retención de los excesos hídricos, el almacenamiento y la absorción de gases de efecto invernadero nos permitirá incrementar nuestra resiliencia para enfrentar el cambio climático, que ya es una realidad. Tenemos que asumir además que hemos suscripto al Acuerdo de París, que los humedales desempeñan un papel regulatorio contra los efectos del calentamiento global y que esto puede revertirse con acciones concretas de mitigación y adaptación al cambio climático.

Debemos continuar trabajando juntos para asegurar el cuidado de nuestra casa común y así tener un futuro mejor.

El autor es Secretario de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable. 

(Visited 49 times, 49 visits today)