La FPA cerró 61 “kioscos” de droga durante 2018 en la región

Durante el 2018, la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) logró cerrar 61 “kioscos” de droga en San Francisco y la región, lo que representa el 55 % del total de puntos de venta cerrados (170) en esta circunscripción desde la creación de la fuerza, en mayo de 2015.

En los 46 meses que lleva vigente la FPA, en nuestra ciudad y la zona se realizaron 190 allanamientos en los cuales fueron detenidas 382 personas, 98 de los cuales eran considerados “referentes” del narcomenudeo. Además fueron desarticuladas ocho bandas.

Además, desde el 2015, en esta circunscripción, el dinero y el valor de las dosis secuestradas refleja una suma superior a los 21 millones de pesos, es decir un promedio de $473.900 por mes.

También fueron secuestradas 196.910 dosis de droga (187.763 de marihuana equivalente a $18.776.300 y 4.958 de cocaína por un total de $991.600), lo que arroja que, en promedio, mensualmente se quita de las calles 4.189 dosis de estas sustancias.

El jefe de la FPA, Adrián Salcedo, explicó  que atacar el narcomenudeo “tiene que ver con darle una respuesta al vecino, a la convivencia diaria” porque “un quiosco de droga cerca de tu hogar genera múltiples problemas, es un lugar de peligro para tus hijos, nietos, hermanos o primos. También existen daños colaterales como por ejemplo en la lucha territorial, en donde falleció gente por quedar en medio de las disputas”, señaló.

Sostuvo también que “Córdoba tuvo una visión prospectiva de la problemática” y celebró que se involucren los vecinos en las denuncias a través del teléfono 0800-888-8080.

Atacar el negocio

Salcedo destacó que la base de la acción de la FPA es “ir por el comerciante, atacamos directo el negocio” y apuntó que uno de los ejes de la planificación de esta fuerza fue ir por las bandas y de hecho “desarticulamos muchas de ellas”.

El narcomenudeo, sostuvo, es una de los escalones fundamentales del narcotráfico ya que este “comienza en la producción y termina en el consumidor pero en el medio se encuentra el que vende y allí el concepto de narcomenudeo adquiere relevancia, es fundamental atacar esta parte del delito”, señaló.

Posteriormente, el jefe de la FPA indicó que su accionar “tiene que ver con darle una respuesta al vecino, a la convivencia diaria. Un quiosco de droga cerca de tu hogar genera múltiples problemas, es un lugar de peligro para tus hijos, nietos, hermanos o primos. También existen daños colaterales como por ejemplo en la lucha territorial, en donde falleció gente por quedar en medio de las disputas”, señaló.

También remarcó que el objetivo de mayor relevancia “es evitar que se instalen cédulas de un cártel en la provincia. Suena fuerte, pero ha pasado en otras provincias. Con ello, además de la droga, se multiplican los delitos de la mano de aparición de sicarios y muertes”.

“Buscamos que las bandas no tengan crecimiento territorial ni económico”, dijo Salcedo

En San Francisco y zona

Los 61 “kioscos” de droga cerrados en San Francisco y la región reflejan el trabajo intensivo que tuvo la FPA durante el 2018. Desde su creación en mayo de 2015 hasta finales del 2017, la fuerza había cerrado 109 puntos de venta lo que arroja que en solo un año se alcanzó un 55 % del total acumulado con anterioridad.

Acerca de estos datos, Salcedo explicó que “atacamos las zonas críticas en determinados barrios con el objetivo de desarticular el narcomenudeo. Todo ello luego de diversos análisis e investigaciones”.

Desde el 2015, en esta circunscripción fueron detenidos 98 “referentes” del narcomenudeo en nuestra región. En esa línea, enfatizó que “fuimos por los referentes, hicimos foco en ellos. Muchos de ellos fueron detenidos, en ocasiones surgen otros nuevos líderes porque siempre se quieren ocupar los lugares vacíos, pero estos golpes importantes sirven como mensaje para los narcos de que también vamos a ir por ellos. Desde ese año, ocho bandas importantes fueron desarticuladas”.

Por otra parte, Salcedo dio cuenta de que durante 2018, la FPA debió actuar en localidades aledañas a San Francisco como Brinkmann, Morteros y Arroyito en donde habían comenzado a proliferar diversas sedes de micro-organizaciones locales con proyección territorial.

Además contó que muchas de estas bandas locales involucraban a familias enteras y “esto se debe a que la base del negocio que tienen es la confianza. La FPA busca que no tengan crecimiento territorial ni económico”, dijo.

Acciones interfuerzas

La labor de la FPA extendió sus fronteras más allá de la provincia de Córdoba y, por ejemplo, en enero del año pasado uno de los operativos de la fuerza incluyó allanamientos en San Francisco, Arroyito, Tránsito y la ciudad de Frontera, en Santa Fe. Allí habían sido detenidas 8 personas y se habían secuestrado alrededor de 90 kilogramos de marihuana en un golpe duro al narcomenudeo.

En ese sentido, Salcedo esgrimió que “hay que generar redes sólidas de trabajo, más aún para luchar contra el narcomenudeo a nivel municipal y provincial”.

“Nos hemos basado en todo lo que constitucionalmente se puede hacer. Si una investigación que iniciamos se torna federal, será federal. Esa es la manera de sumar en nuestra causa: atacar el narcomenudeo. Lo hemos hecho a nivel provincial y nacional”, expresó.

Y agregó que “si una investigación que se origina en San Francisco nos lleva a Frontera, allá vamos. De hecho lo hicimos, llegamos hasta esa ciudad y al constatar que había kioscos de droga detuvimos a algunas personas”, reafirmando así el trabajo interfuerzas con la Policía Federal, de Córdoba, de otras provincias y Gendarmería, entre otras.

Apuntó además que “no nos enfocamos solo en el allanamiento sino en el juicio. Hay que relevar mucha información para acreditar que existía la comercialización (de drogas), requiere de pruebas sustentables y sostenibles”.

Fuente: La Voz de San Justo

(Visited 52 times, 52 visits today)