Capacitan a médicos sobre derechos de la población trans

El subdirector de Derechos Humanos de las Minorías y Lucha contra la Discriminación, Alejandro Escudero Salama, participó de una capacitación sobre el derecho a la salud de personas trans, brindada para médicos y médicas del sector privado. “Podemos ser excelentes profesionales, pero si no tenemos incorporada la perspectiva de derechos humanos que implica respetar las identidades, las personas tras van a evitar atenderse con nosotros porque no sabemos cómo tratarlas. Y esa es la primera barrera en el acceso a la salud”,  dijo Escudero.

La disertación fue en el marco del ciclo de conferencias anuales realizado en el Círculo Médico de Córdoba, y estuvo organizado por las sociedades de Medicina Legal y Medicinal de Trabajo de la provincia.

Escudero, que representa al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, se explayó sobre el marco legal que garantiza el derecho a la identidad y el acceso a la salud de las personas trans. En Argentina, explicó, la Ley de Identidad de Género, sancionada en 2012, garantiza el “derecho al libre desarrollo de la persona”“Ésto, traducido en términos prácticos, es el acceso a la salud, a los tratamientos y cirugías que permiten construir su identidad”, agregó Escudero.

La esperanza de vida de la población trans es de 35 a 40 años. Una de las razones es que, al no acceder a la salud, las personas acuden a métodos caseros para adecuar su cuerpo a su identidad percibida, con graves consecuencias para su integridad.

En Córdoba, gracias a un acuerdo entre los ministerios de Justicia y Salud, existen hospitales públicos que brindan el acceso a estos tratamientos. Escudero citó otras normas, como la Ley de Salud Mental, o el nuevo Código Civil y Comercial, para explicar el escenario legal sobre el que se trabaja. En ese contexto, explicó que la ley argentina es pionera ya que “despatologizó” por completo a las personas trans: “En Argentina, no es necesario que presenten un certificado médico, alcanza con que se autopersivan y lo manifiesten”. Solo para comparar, hasta el año pasado la Organización Mundial de la Salud incluía a la transexualidad entre las patologías mentales y actualmente la considera una “disfunción sexual”.  

“Celebro que esta instancia de capacitación se realice en el sector privado. La Subdirección viene realizando tareas de formación en el sector público, pero esto es también un gran avance porque incorpora el paradigma de derechos humanos”, dijo.

(Visited 47 times, 47 visits today)