Las provincias “bioenergéticas” piden subir la mezcla con etanol

Las bioenergía tienen un gran potencial, agregan mucho valor en origen y tienen capacidad de generar desarrollo regional como pocas actividades. Brasil las explota con éxito desde hace más de cuatro décadas. Pero en la Argentina no está tan claro aún su potencial.

Sobre sus posibilidades reflexionaron durante el Congreso Maizar, realizado esta semana en Buenos Aires, los integrantes de la liga de provincias bioenergía. Tomaron parte Leonardo Sarquís, ministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires; Alicia Ciciliani, ministra de la Producción de Santa Fe, y Sergio Busso, ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba.

Provenientes de distintos espacios políticos, los tres formaron la “Liga de provincias bioenergéticas”. Se trata de una iniciativa impulsada por Verónica Gesse, secretaria de Energía de Santa Fe, que actuó como moderadora de la charla.

Sarquís remarcó que las tres provincias tienen 74 por ciento de los cultivos extensivos y sus producciones. “Esto tiene que tener una derivación: las tres provincias hablamos de la producción de alimentos, y también tenemos una ‘Vaca Viva’ al lado de los lotes de maíz”, dijo en alusión al yacimiento Vaca Muerta. “Tenemos que trabajar para explicarles a los funcionarios y la gente que esto es un camino de ida”.

En la misma línea, Ciciliani dijo que hace falta trabajar mucho en poner en valor el sector agroindustrial: “Debemos tener un diálogo mucho más abierto y didáctico. La Liga me parece una innovación que toma una institucionalidad muy importante. Tenemos que poner en valor nuestra producción, hasta ahora al agro se lo vio como proveedor de recursos fáciles, que le lleva el 60% de sus ingresos”.

“Vaca Muerta nos parece importante, pero no podemos permitir que nuestra producción de alimentos y de energía esté cuestionada por la sociedad. Todavía tenemos un Estado del siglo 20, esto que hacemos las tres provincias es innovador. Tenemos que hacer una tarea de concientización: que en Rosario los colectivos sean 100 por ciento bío tiene que estar como tema relevante, también de salud pública; hay que ponerlo en la contabilidad social y ambiental”.

Un tema fundamental es la colaboración con los ministerios de Energía y los productores, “que son los que dan vida a esta posibilidad, porque aportan una mirada genuina e innovadora”. Busso remarcó que, “en Córdoba, podemos hablar de estas cosas porque son los productores los que van a dar vida a estas iniciativas”.

Uno de los temas en los que la Liga coincidió en avanzar junto con Maizar es en impulsar el mayor corte de las naftas con bioetanol, que incluso podría llegar hasta un 27,5 por ciento, como en Brasil.

“Muchas veces se priorizaron tipos de energía que tenían menos que ver con la producción y el trabajo. En Córdoba vamos a orillar este año una producción de 20 millones de toneladas de maíz, pero solo una tonelada va a ir a bioenergía. Esto es lo que tenemos que revisar, con la mirada del interior”, remarcó Busso.

La Voz

(Visited 33 times, 33 visits today)