Bajó la tasa de sífilis congénita en la provincia

Durante 2018, la tasa de sífilis congénita descendió de 7,7 a 2,8 cada 1.000 nacidos vivos. Esto representa una baja de casi 5 puntos con respecto a 2017, momento en que se produjo un pico en los casos, que alertó al sistema de salud para intervenir en el tema de manera más intensiva. Esta tasa es inclusive más baja que la de 2016, previo al pico, que fue de 3.8.

Además, se redujeron los fallecimientos por esta causa: mientras que en 2017 hubo 12 muertes de bebés por sífilis congénita, en 2018 la cifra bajó a 4. En tanto, en 2016, habían sido 6.

Estos resultados se vinculan a una serie de estrategias que se implementaron desde el Ministerio de Salud de la Provincia para abordar este tema, surgidas de la Sala de Situación sobre transmisión materno infantil (TMI) de VIH, sífilis, hepatitis B y Chagas congénito generada para tal fin.

Creada por Resolución Ministerial 534 en junio de 2017 -y con asesoramiento de la Dirección Nacional de Sida/ITS, ONUSIDA y OPS- la sala se reúne una vez al mes, para evaluar la evolución de esta situación de salud y generar estrategias para su abordaje y reducción.

“La Sala de Situación sobre TMI nos permitió trabajar intersectorialmente, centralizar los datos y tener información de calidad para la toma de decisiones, generar nuevas estrategias de prevención y de accesibilidad al diagnóstico y tratamiento, reforzar la capacitación y sensibilizar a los equipos de salud. Los primeros resultados son alentadores, pero tenemos que seguir trabajando”, expresó Analía Cudolá, secretaria de Prevención y promoción de la salud.

Por su parte, el ministro de Salud, Francisco Fortuna, manifestó: “Frente a una situación que nos alertó, se diseñó una respuesta sanitaria integral. Fue muy valioso poner los datos sobre la mesa, preguntarnos cómo podíamos mejorar y tomar las decisiones necesarias para lograrlo“.

Luego de un ascenso en 2017, se ha observado también una leve disminución del porcentaje de positividad de sífilis en población general: de 6,3 por ciento en 2017, bajó a 4,8 en 2018 y a 4,5 en lo que va de 2019.

En tanto, el porcentaje de positividad en mujeres embarazadas se comportó de la siguiente manera: 3 por ciento en 2016; 3,2 en 2017; 4 en 2018 y 4 en lo que va de 2019.

“Este leve incremento está en línea con las cifras que se ven a nivel nacional en los últimos años. No obstante, también debe leerse considerando que esta vigilancia intensificada en mujeres embarazadas nos ha permitido acercar el diagnóstico a más personas y también, mejorar el registro de los datos”, explicó Marcela Yanover, directora de Maternidad e Infancia.

Capacitación, sensibilización y acceso

Para mejorar el acceso al diagnóstico en el embarazo, es clave el rol del primer nivel de atención, ya que allí se realizan la mayoría de los controles pre-natales. Por eso las estrategias incluyen la labor coordinada con municipios y comunas.

“Se trabajó intensamente en formación y sensibilización, con 126 capacitaciones regionales con los distintos efectores, abarcando más de 1100 agentes y generando un acompañamiento posterior y una fuerte articulación inter-programas”, valoró Gabriela Barbás, jefa del Laboratorio Central de la Provincia.

Al respecto, Barbás agregó que también fue muy importante la incorporación de metodologías como el test rápido, como herramienta innovadora y para ampliar el acceso. Estos tests, que se ofrecen en espacios no convencionales, permitieron que más de 12.700 personas accedieran a la prueba de VIH y sífilis y muchas de ellas -alrededor del 60 por ciento- se testearan por primera vez.

Otra estrategia a destacar que se suma a la de testear a las mujeres embarazadas, es también testear a sus parejas, para evitar re-infecciones. “Además, enfatizamos la importancia de repetir el test en los tres trimestres del embarazoY por supuesto, garantizar el tratamiento y seguimiento”, afirmó Yanover.

 

Sobre la sífilis congénita

La sífilis es una infección de transmisión sexual que puede causar complicaciones a largo plazo, pero que tiene un tratamiento simple y efectivo en base a antibióticos que deben ser indicados por un profesional. La mejor forma de prevenirla es mediante el uso del preservativo en todas las relaciones sexuales.

Los síntomas de la sífilis pueden aparecer y desaparecer, o no ser notorios durante mucho tiempo. Usualmente comienza con una llaga única, pequeña e indolora, que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero es más frecuente en boca, ano, vagina o pene. Si no es tratada, puede generar una erupción cutánea que no pica, en manos y pies. En su fase terciaria, puede incluir dificultad de movimiento de brazos y piernas, parálisis, entumecimiento, ceguera y enfermedades del corazón.

Si se contrae durante el embarazo, puede transmitirse al bebé en gestación (sífilis congénita) y traer complicaciones que van desde prematurez, bajo peso al nacer, consecuencias neurológicas y que incluso puede provocar la muerte del bebé. No obstante, la sífilis puede ser detectada y tratada durante la gestación, para evitarlas.

(Visited 28 times, 28 visits today)