Schiaretti redobla su posición: más neutralidad, por más corte

El peronismo cordobés se sorprendió con el 16,76 por ciento que logró en las Paso con su boleta corta de diputados y ayer en el Centro Cívico hubo un repentino rapto de optimismo: consideran que en la primera vuelta del 27 de octubre obtendrán más que los 341.981 votos del domingo y ya nadie pone en duda que Carlos Gutiérrez y Claudia Martínez ocuparán las dos bancas que ese espacio renueva en Diputados.

Desde la mañana de ayer el gobernador Juan Schiaretti se calzó la campera roja de los desafíos electorales y –sin hablar de la elección– pareció ratificar su prescindencia nacional. Desde Chancaní, en un acto de entrega de viviendas del programa de erradicación de ranchos, indicó: “Para nosotros la política es gestión (…) es mejorar la vida de los cordobeses”.

“Así seguiremos actuando hasta el último día de nuestro mandato”, señaló.

¿De dónde surge el optimismo? En primer lugar, de ese enorme electorado que Schiaretti comparte con Mauricio Macri.

 

El Presidente consiguió 48,1 puntos en Córdoba, pero la boleta que encabeza Mario Negri obtuvo 41,1 por ciento. Esos siete puntos de diferencia (casi 160 mil votos) fueron enteros a la boleta corta del peronismo y ahí apuntará el mensaje principal de Hacemos por Córdoba: intentarán convencer de que es más útil aportar a la defensa de los intereses de Córdoba en el Congreso –línea discursiva que se profundizará– que apostar al crecimiento de un bloque que muy posiblemente sólo represente la oposición a un eventual gobierno de Alberto Fernández.

También observan posibilidades de crecimiento entre los votantes de Consenso Federal. Roberto Lavagna obtuvo en Córdoba 164 mil votos y el cruce indica que más de 58 mil de esos votantes apoyaron la boleta corta. En el Centro Cívico se descuenta que la polarización se profundizará en primera vuelta y que esos electores son propensos a acercarse a la boleta de Hacemos por Córdoba.

El corte con el Frente de Todos también fue sustancial para el schiarettismo: le dio siete puntos a la boleta corta. Hubo más de 155 mil cordobeses que eligieron a Fernández y a los legisladores de Schiaretti. Ahí son más moderadas las expectativas de incrementar la cosecha.

El Centro Cívico considera muy bueno el 16,7 por ciento de votos que la boleta corta sacó en la ciudad de Córdoba, donde el despliegue del aparato partidario fue muy notable, y recalca que en al menos 59 localidades –en su mayoría, pequeños pueblos, entre los que se destaca la ciudad de Brinkmann– ganó esa opción legislativa. Esas localidades representan cerca de un cuarto de las que gobierna Hacemos por Córdoba.

La dedicación de los intendentes a militar la boleta corta se siguió de cerca ayer: el desempeño fue superior en todo el este de la provincia, y más notorio en las pequeñas localidades que en las grandes ciudades.

 

La otra fuente principal de optimismo tiene que ver con los más de 68 mil votos nulos que dejó la elección legislativa en Córdoba: todo indica que en la inmensa mayoría de los casos se trató de electores que quisieron cortar boleta y no supieron hacerlo, por lo que dejaron la boleta completa de otra fuerza y sumaron el tramo legislativo de Hacemos por Córdoba, por lo que se anularon esos votos. Enseñar a cortar boleta es vital para el intento superador de octubre.

La Voz

(Visited 15 times, 15 visits today)