ALERTA: Recomendaciones para prevenir las infecciones respiratorias

Durante los meses de invierno aumenta la incidencia de enfermedades respiratorias, constituyéndose como la principal causa de consulta y de internación, fundamentalmente entre los niños de 0 a 5 años, y también en las personas mayores de 65.

En los primeros años de vida, las infecciones del sistema respiratorio son la razón más frecuente de enfermedad. La mayoría corresponde a episodios de las vías respiratorias superiores que no revisten gravedad, pero las infecciones en vías respiratorias inferiores pueden ser graves.

Es importante tener en cuenta que en los niños menores de cinco años, la tos o el resfrío pueden convertirse en bronquiolitis o neumonía y, por eso, es fundamental prestar atención a esos síntomas, así como también al dolor de garganta, la congestión nasal y la fiebre. Los signos de alerta ante los cuales hay que concurrir inmediatamente al centro de salud son: respiración agitada o con ruidos, pecho hundido, irritabilidad, y rechazo de alimentos y líquidos.

Desde el Programa de Inmunizaciones afirman que una de las herramientas fundamentales es lavacunación, por lo que se insta a las familias a acercarse a los vacunatorios y completar sus carnés.

En cuanto a la vacuna de la gripe, es importante recordar que está dirigida a los siguientes grupos de riesgo: mayores de 65 años, niños entre 6 y 24 meses, mujeres embarazadas en cualquier trimestre de la gestación, puérperas hasta el egreso de la maternidad (máximo 10 días) y equipos de salud. También deben recibirla las personas entre 2 y 64 años con enfermedades respiratorias, cardíacas, renales, diabetes, obesidad, pacientes oncológicos y trasplantados; en estos casos, únicamente con pedido médico que indique la patología de base.

Medidas de prevención para tener en cuenta

Además de la vacunación, hay otros cuidados que se pueden implementar en casa para contribuir a prevenir las infecciones respiratorias estacionales:

  • Controlar que toda la familia -en especial, las niñas, niños, mujeres embarazadas y adultos mayores- tengan todas las vacunas.
  • Evitar que estén con personas que estén cursando una enfermedad.
  • Amamantar a los bebés hasta los 6 meses y continuar la lactancia hasta los 2 años, aunque ya coman otros alimentos.
  • Cuidarlos del frío.
  • Limpiar y ventilar el hogar todos los días, preferentemente con trapo húmedo para no levantar polvillo.
  • No fumar adentro de los hogares.
  • No usar estufas, braseros ni cocinas a leña en el lugar donde duermen los niños y niñas.
  • Lavarse frecuentemente las manos.
  • Al estornudar o toser, cubrir boca y nariz con un pañuelo, o con el pliego del codo (no usar las manos).
  • Consultar al médico rápidamente ante la presencia de cualquiera de los síntomas antes mencionados.
(Visited 13 times, 13 visits today)