Estafas Telefónicas: Caporali recomendó «no dejarnos guiar telefonicamente o por terceros desconocidos»

¡Compartir es demostrar interés!

El Comisario de Morteros Rubén Caporali dialogó con LA RADIO 102.9 y destacó que son dos las modalidades utilizadas frecuentemente: la estafa telefónica y el secuestro virtual.

El argumento de la estafa puede variar, pero la modalidad suele ser la misma: llamadas a teléfonos fijos, cuyos destinatarios son personas adultas y/o en horario poco común para no ser asesorados por ningún profesional de la entidad bancaria.

En nuestro programa matutino, fueron muchas las denuncias por parte de la audiencia sobre los intentos de estafas con falsos premios de $100.000 y Smart TV de 55’ que son las modalidades más usuales que utilizan los delincuentes para estafar a cada vez más cordobeses.

Según publica La Voz, por lo general a través de mensajes de teléfono celular, se desarrolla la estafa de los “falsos premios”. Las víctimas reciben en sus aparatos textos en los que se les informa que acaban de ganar algo suculento: una camioneta, televisores o viajes. Pero antes de que les envíen el premio, se les solicita que giren alguna suma de dinero por “gastos administrativos o de flete”. Tras este pago, los ladrones dejan de contactarse. Todo es falso.

La mayoría de estos casos se ha cometido desde las cárceles de la provincia. Utilizando celulares ingresados de forma clandestina, los internos envían cientos de mensajes al azar para atrapar a algún desprevenido.

La primera indicación de la Policía es hacer caso omiso a cualquier premio que una empresa ofrezca vía mensaje o llamada, ya que en todos los casos estos sorteos se realizan por los diferentes medios masivos de comunicación.

También se recomienda no contestar los mensajes de texto y cortar los celulares cuando se comuniquen en estas circunstancias.

Secuestros virtuales

Tal vez el modo más conocido por la población es el de los secuestros virtuales. Pero este ardid parece no pasar de moda.

Los estafadores llaman a una casa particular, se hacen pasar por comisarios o médicos y aseguran que un familiar de quien atiende el teléfono tuvo un choque de tránsito.

Tras recabar ciertos datos producto de esta comunicación falsa, vuelven a llamar, pero esta vez para decir que no hubo siniestro vial sino que el familiar está secuestrado y tienen que pagar un rescate.

Ahora han agregado los gritos de alguien que llora a través del teléfono, para agregar más dramatismo y confusión.

A los engañados les piden dinero o cualquier objeto de valor que tengan a mano y le indican un punto de la vía pública para que dejen todo allí, por lo general cerca de la casa. Una vez que se hacen con el botín, los delincuentes cortan la comunicación y desaparecen.

La Policía recomienda tener en cuenta que, en caso de producirse algún tipo de siniestro vial en el cual esté involucrado un familiar o conocido, no se avisará por teléfono. Siempre un uniformado se apresentará en el hogar para dar a conocer la noticia.

Además, se pide extrema precaución, estar bien atentos y desconfiar de cualquier llamado telefónico.

En lo posible, se recomienda cortar cualquier llamado de ese tipo y tratar de comunicarse con el familiar implicado para corroborar que todo esté en orden.

Corte la llamada

La primera medida de prevención es la más directa: si recibe una llamada telefónica en la que le dicen que un familiar está secuestrado o que es necesario cambiar billetes, bajo cualquier ardid, se debe cortar de inmediato la conversación sin brindar ninguna respuesta.

 

Info complementaria: La Voz del Interior