Fue al Cementerio para reducir los restos de su padre, y descubrió que el cajón no estaba

El hecho ocurrió el pasado domingo en el Cementerio tradicional Romildo Curiotti de Brinkmann, cuando Nevis “Chuchi” Garrone se acercó con un permiso autorizado para reducir los restos de su difunto padre, quién murió hace 39 años. Cuando se percató, junto al sepulturero, faltaba el cajón. 

“Chuchi” dialogó con LA RADIO 102.9 y comentó sobre el hecho. “El viernes solicité la autorización para hacer la reducción de los restos de mi papá, y el domingo fui al Cementerio junto con el sepulturero. Abrimos el panteón, y cuando retiró la tapa nos sorprendimos porque no había nada. Ni cuerpo, ni cajón. Nada” aseguró.

Llama la atención, explicó la señora Garrone, que ninguna puerta, ni ventana del panteón presenta signos de haber sido forzados lo que se presume haber sido un robo. “No entendemos si fue un tráfico de cajón o esas cosas. Era un cofre con bronce. Otra cosa no falta en el lugar”.

La señora se reunió de urgencia con el Intendente de la ciudad Dr Gustavo Tevez quien le manifestó su preocupación por la situación, y aseguró que hará lo necesario, junto a la abogada del Gobierno de la ciudad, para labrar las actas correspondientes e investigar.

“Creo que soy a la primera persona que le pasa algo así, o la única que le pasa. Por ahora, otro caso se desconoce” manifestó “Chuchi” a LA RADIO.

Informó también que hizo su exposición en la Comisaría de la ciudad por la conmoción del hecho.

Finalmente, indicó que llegará “hasta las últimas consecuencias para recuperar los restos” de su padre. “Estamos muy dolidos”.