Caso Abbá: una carta a su hija abre una nueva pista en la investigación

¡Compartir es demostrar interés!

Desde hace seis días, nada se sabe de Mauricio Abbá (43). El caso de este vecino de Freyre desaparecido desde el viernes tiene en vilo a nuestra región.

En las últimas horas, la investigación a cargo de la fiscal Silvana Quaglia incluyó la declaración de testigos como familiares y amigos del hombre; una intensa búsqueda por tierra con la utilización de perros adiestrados, bomberos y un amplio despliegue policial con drones en la zona rural y en otros sectores del pueblo. Y si bien se preveía el rastrillaje aéreo, no pudo realizarse por el fuerte viento, aunque sí un helicóptero de la Policía de Córdoba sobrevolará la zona mañana desde temprano.

Un dato sobresaliente en la tercera jornada del operativo, al que tuvo acceso LA VOZ DE SAN JUSTO, es una carta hallada por Inés, la hija de Abbá, entre las páginas de un libro en la casa de calleMario Almonacid 371 donde el hombre reside junto a la niña, su esposa Luciana Grosso (40) y un hijo de la mujer, aunque este último, a veces también vivirá en otro domicilio.

El texto hallado podría haber sido escrito horas antes de su ausentarse de su hogar u no regresar, no obstante, eso está en análisis de los investigadores. El mismo cita textualmente: “Inés: sos la niña más bella y sabia del universo. Gracias por lo que me enseñaste día a día y trabajá mucho para ser una buena persona”.

Existe hermetismo en torno a la investigación. En tanto, Alejandro y Fernando Abbá, hermanos de Mauricio, expresaron a este diario: “No sabemos qué puede haber ocurrido, no queremos anticipar ninguna hipótesis, estamos en la búsqueda y no sabemos qué pensar”.

“Es un pibe muy bueno, muy sano, todo el mundo lo conoce, nadie puede decir nada malo de él. Últimamente estaba un poco depresivo (…) El foco infeccioso de él era su familia, porque nosotros jamás tuvimos un problema”, agregaron.

Por parte de la familia de la esposa, se pensó en “un suicidio. Otra de las hipótesis es que se haya desmayado, ya que había bajado mucho de peso en el último tiempo y estaba con depresión. Él sacaba fotos en taperas de los campos como hobby, tal vez fue en moto y se desvaneció”, había dicho Micaela, su cuñada.

“Hay que aclarar varias contradicciones. No se descarta absolutamente nada”, dijo el comisario mayor Mauricio Rantica.

Lo cierto es que no hay rastro de Mauricio, varias hipótesis y algunos datos que guían la búsqueda: su teléfono celular se activó por última vez el viernes a las 20.30 en Freyre; la cuenta bancaria no registra movimientos desde el 10 de septiembre; un vecino lo vio el sábado en el pueblo; se movilizaba en una motocicleta.

lA vOSZ DE SAN JUSTO