Gastón Pauls despertó en muchos la necesidad de «hablar de adicciones»

¡Compartir es demostrar interés!

La simpleza y honestidad en contar en primera persona su problema de adicción a las drogas, con la que el reconocido actor Gastón Pauls, se presentó en Brinkmann, despertó algo inédito y que no se había visto hasta ahora en charlas similares que se habían dado en nuestra ciudad.

Jóvenes, adultos, padres, pidiendo la palabra para reconocer con valentía y ante un salón colmado con mas de 900  personas, que existe «un problema» o que «un familiar o hijo es adicto a las drogas» y narrando el calvario que resulta encontrar ayuda para salir o encaminzarse en un tratamiento.

Personas de San Francisco, Morteros, Frontera, Aldao, Seeber, La Paquita, Freyre, Porteña, Vignaud y Suardi llegaron con expectativas para escuchar al actor que en primera persona contó como se acercó a Dios y hoy vive el día a día habiendose recuperado de su adicción.

El actor fue reconocido por el intendente municipal Dr. Gustavo Tevez. La actividad fue organizada desde la RAAC (Red de Asistencia a las Adicciones de Córdoba en Brinkmann) del Gobierno Municipal de Brinkmann. 

En definitiva el mensaje es la libertad real y no la que supuestamente te da una sustancia. Con el consumo sos un esclavo de la sustancia, no estás presente en el plano de la realidad. Hace 12 años, cuano dejé de consumir, me miré al espejo y me reconocí como YO. 

El actor dijo que el alcohol, las drogas, son supuestos aliados pero en realidad son cadenas que te atan a un lugar muy oscuro. Creo que las personas tímidas como yo a veces creen encontrar la solución a los problemas. El gran desafío es salir sin necesidad de sustancias, yo no tengo la solución sino propuestas y ganas. 

Consultado sobre su figura de actor ante la droga, Pauls, dijo que tuvo juntas con personas enfermas como yo, por lo que uno dice guiones armados. Pero cuando uno está limpio, mientras siga este camino no tengo nada que temer. Yo elijo cualquiera de mis peores días limpios al mejor día «puesto». 

«Me acerqué a Dios cuando sentí que quería dejar atrás mis adicciones». Desde hace varios meses, Pauls se dedica a recorrer el país dando charlas en las que cuenta en primera persona cómo fue su lucha.

«Hablar es parte de mi recuperación. Di charlas para más de 60 mil personas en Argentina. En Colombia un día me paré en un escenario y hablé frente a 200 mil personas. Fue una locura. En España hablé para otras 50 mil», contó el actor.

 «La gente tiene la necesidad de etiquetar y yo no me sujeto a ninguna etiqueta. Tengo una relación con Dios hace doce años pero no voy a ninguna iglesia en particular», explicó para luego remarcar que «cada uno tiene su Dios y que le llame como quiera, pero es muy importante para apoyarse en el camino de la recuperación».

Por otro lado, el actor explicó que él es quien ahora da charlas en pos de contar su propia vivencia. «También escucho las historias de la gente. No mucho más que eso. Entendí que dicción es decir y adicción es no decir. Hay que empezar a hablar. Vengo de un medio en el que se tapaba y se tapa todo. Todos sabemos la cantidad de excesos que existen y ya no puedo ni quiero ser parte de eso. Necesito seguir potenciando mi recuperación y eso lo hago compartiendo mi historia y escuchando las del resto. Así que voy, cuento mi parte en primera persona, armamos un espacio de diálogo y todos nos escuchamos».

Gastón se refirió al momento en el que la cabeza le hizo click: «Fue hace un montón de años, cuando descubrí que no quería vivir más así. Hace doce años entendí que quería vivir de una mejor manera. De hecho, el hablar es parte de mi recuperación y por eso también cierro el tema públicamente porque lo que yo digo, lo digo en las charlas. No puedo contarlo en una nota porque el medio mismo me sigue colocando en ese lugar».

Además, Pauls contó cómo fue su lucha contra las drogas. «Hablo de mi recuperación en presente porque es una lucha día a día. No hay un alta y uno nunca se recupera definitivamente», relató y dijo que sigue asistiendo a un grupo anónimo de recuperación. «Voy porque me hace bien. Ahora cuando me miro al espejo, me gusto. Estoy contento con la imagen que me devuelve».