Ribeiro cerrò sus puertas en Morteros

Una imagen repetida: un escueto mensaje en forma de cartel pegado en una puerta. “A partir de la fecha esta sucursal permanecerá cerrada”, se puede leer. Esta vez le tocó a Morteros y así la cadena nacional de venta de electrodoméstico sigue achicándose y dejando a empleados sin trabajo.

La sucursal de 25 de Mayo al 77 cerró sus puertas este miércoles por la tarde y no se sabe qué ocurrirá con el personal. Se suma a otras sucursales de la provincia que cerraron con la de Deán Funes y Las Varillas, además de otras en las que tiene problemas con sueldos atrasados como Villa María, Arroyito y San Francisco. La misma situación se replica en otras provincias. 
 
Nueve familias sin sustento
 
La AM 1530 de Morteros informó: “El cierre del comercio se registró en la tarde noche de este miércoles. Nueve familias se quedan sin sustento económico.

Al tomar conocimiento, los empleados que estaban en cese de tareas se llegaron hasta el local comercial. Les deben los sueldos de septiembre, octubre, el bono y una cuota del aguinaldo”.

“Están preparados los telegramas de despido de los empleados que no cobraron septiembre, octubre, una parte del sueldo anual complementario y tampoco cobraron el bono; están en las peores circunstancias”, aseguró la abogada del gremio del Centro de Empleados de Comercio, Graciela Cravero. 
 
 
“Para nosotros como gremio es tremendo el cierre, y el miedo grande es que vengan los camiones y retiren la mercadería, que de alguna manera representa el respaldo para que, en algún momento, respondan por los sueldos”, agregó la letrada. Cravero indicó que en la mañana de este jueves iniciará la judicialización de la situación, que comprende el reclamo del pago de los meses de septiembre, octubre, el preaviso, la indemnización y la desvinculación de lo laboral.
 
“Todo eso nos va a posibilitar trabar una medida para que esta gente pueda cobrar”, apuntó la letrada. “A las siete de la tarde llegó el gerente regional y les dijeron que tenían que cerrar”, señaló Cravero.
 
El gerente de la sucursal está incluido dentro de los despedidos. Cravero explicó además que semanas atrás hubo un ofrecimiento de retiro voluntario, pero el mismo no alcanzaba a todos los empleados: “pero ellos dijeron que no”, porque “el retiro voluntario tenía que ser para todos”.
 
 
Una crisis que no perdona
 
La crisis de Ribeiro se da en el marco de la delicada situación económica que aqueja al país y al sector de la venta de electrodomésticos en particular. “La Sociedad ha registrado en el ejercicio finalizado el 30 de junio de 2019 un resultado negativo como consecuencia de las condiciones económicas negativas imperantes en el mercado, que ya habían afectado, aunque en menor medida, los cierres 2017 y 2018, y que se profundizaron aún más durante el último ejercicio”, explicó la firma en su último balance contable.
El valor de las ventas de Ribeiro acumula una caída interanual del 51 por ciento. En los últimos días también se conoció el cierre de los locales de Casilda, San Luis, San Nicolás, Flores y Arrecifes entre otras. 
En 2016, Manuel Ribeiro, dueño de la cadena, se mostraba de acuerdo con la baja de aranceles a las computadoras y tablets importadas porque “estaban encarecidos con respecto al resto del mundo y deberían ser muy accesibles”. 
Antes de las PASO, Ribeiro llamó a votar por Macri. Ribeiro perdió 1373 millones de pesos en el último ejercicio contable que cerró en junio, de los cuales 445 millones se deben a la devaluación del peso. La empresa paga desde enero los sueldos en cuotas.