Pirotecnia: cómo afecta a las personas con autismo

¡Compartir es demostrar interés!

En Navidad, y especialmente en Noche Buena, los fuegos artificiales y los petardos son una de las mayores diversiones para mucha gente. Pero no todos lo pasan bien. Los perros sufren especialmente con ellos, al igual que algunos niños pequeños que le tienen verdadero terror, y sobretodo los niños con autismo, a menudo olvidados, y que sufren horrores con la pirotecnia.

Para las personas con autismo, las fiestas se convierten en un verdadero calvario por el uso de la pirotecnia.

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) tiene entre sus síntomas la hipersensibilidad en sus sentidos, especialmente la auditiva. Por eso, las personas con autismo son muy sensibles a los estímulos externos, ya sean imágenes, olores o sonidos, y por lo tanto la pirotecnia los afecta directamente.

Una de las principales características de estos niños es que padecen un desorden del procesamiento sensorial, tienen los sentidos exacerbados, y especialmente el oído, percibiendo los ruidos de manera aumentada. Son hipersensibles a los sonidos y a las luces, por lo que los espectáculos de fuegos artificiales se convierten en una auténtica tortura para ellos.

Los estruendos provocados por los fuegos artificiales y los petardos les genera un alto nivel de ansiedad y estrés, incluso pueden causarles crisis, episodios en los que se ponen muy tensos, lloran, gritan, se tapan los oídos desesperadamente y en algunos casos pueden llegar a autolesionarse o presentar convulsiones.

Muchas familias con niños con autismo buscan estrategias para protegerlos, preparándolos con antelación durante días, o buscan sitios alejados para pasar las fiestas y así evitar exponerlos a los ruidos, pero no siempre es posible.

Es tan fuerte la conmoción que genera la pirotecnia en estas personas, que incluso los profesionales cuentan que “los fuegos artificiales tienden a desorganizar en exceso a los chicos con TEA” y durante enero deben ayudarlos a reponerse del impacto de los festejos.

¿Qué provoca la pirotecnia en los chicos con autismo?

• Alto nivel de ansiedad y estrés.

• Sensación de miedo que los lleva a tener crisis de llanto y gritos.

• Actitud agresiva como forma de manifestar la molestia.

• Pueden llegar a autolesionarse.

• La perturbación que les provocan los sonidos fuertes incrementan su nivel de cortisol en sangre, lo que los pone tensos y tienen conductas estereotipadas y repetitivas.