(AUDIO) – La historia de Daiana y Fabrizio: dos pacientes recuperados de coronavirus

¡Compartir es demostrar interés!

Daiana Mulasano y Fabrizio Pioli regresaron de sus vacaciones en Brasil y a los pocos días les diagnosticaron coronavirus. Presentaron síntomas menos graves que una gripe fuerte, e incluso síntomas desconocidos; pero de todos modos pasaron por “el miedo a contagiar a familiares y a otras personas”.

Daiana tiene 24 años y es estudiante. Estuvo de vacaciones en Rio de Janeiro junto a su pareja Fabrizio de 26, quien vive en Brinkmann por razones laborales. “Tuvimos la mala suerte de contagiarnos, pero afortunada no estuvimos hospitalizados y fue algo súper leve para nosotros” indicó en declaraciones a LA RADIO 102.9.

La joven brinkmanense contó que viajaron a Rio, pero atentos a las noticias de lo que empezaba a suceder en Argentina con el coronavirus. Viendo que la situación iba encrudeciéndose, decidieron acortar sus vacaciones adelantando el viaje de regreso.

“Pudimos volver el sábado 21 de marzo con destino a Ezeiza (aeropuerto internacional de Buenos Aires). Ahí estuvimos varados 12 horas haciendo largas colas porque ya estaban cancelados los vuelos de cabotaje. Ahí es donde creemos que nos infectamos porque había muchísima gente, tosiendo y demás” relató.

“Era una odisea. No sabíamos cómo íbamos a volver a Córdoba desde Ezeiza, porque nadie tenía nada asegurado”, contó. El domingo a la madrugada los jóvenes salieron de regreso hacia Córdoba en minibuses de la policía donde llegaron alrededor de las 17 horas; y en su vehículo personal, que habían dejado en la capital provincial, retornaron a Brinkmann.

Ya en Brinkmann los chicos se instalaron en el departamento del joven dónde hicieron el aislamiento correspondiente y desde aquel día no tuvieron contacto con el exterior hasta su alta médica, exceptuando el día de traslado a San Francisco.

Fabrizio presentó síntomas febriles, pero unos días antes Daiana notó la falta del sentido del gusto y del olfato. “No estaba al tanto de que éstos podrían ser síntomas”, comentó. “De un día para el otro, comiendo una hamburguesa, no sentía el sabor. Parecía que masticaba aire, es inexplicable. La llamé a la Dra. Guerrero (del Centro de Salud Municipal) pensando que era un resfrío común y ahí me comentó que posiblemente sea un síntoma”.

Unos días después Fabrizio presentó fiebre y malestar. Como la fiebre no bajaba, se activó el protocolo para el traslado hacia el Hospital Iturraspe. “Lo hisoparon a él, y las 24 horas ya estaban los resultados, que era positivo, y automáticamente me hisoparon a mí, si bien ya lo sospechábamos, era para también certificarlo o descartarlo” indicó la joven. Finalmente, ambos fueron diagnosticados positivos para la Covid-19.

“Nosotros estuvimos siempre bien de salud. Estuvimos normales, no presentamos más síntomas. A los días Fabrizio ya estaba sin fiebre, y por mi parte recuperé el sabor”, relató.

Con el pasar de los días y cumplimiento estricto de cuarentena, Daiana comentó que les volvieron a realizar los hisopados en búsqueda de los resultados negativos. “El 15 nos llevaron para hacer el segundo hisopado que ya dio negativo, y 18 abril nos llevaron para el tercero que afortunadamente también fue negativo, por lo cual, cumpliendo el mes de aislamiento, el 22 nos dieron el alta”.

A pesar de que tienen que seguir en aislamiento social por decreto nacional, ambos tienen el alta y pueden salir por sus medios a realizar las compras de supermercado, y/o farmacia.

En última instancia, Daiana comentó que tanto ella como Fabrizio están registrados para ser donantes de plasma. “Me enteré porque algo nos habían comentado y supe que el hombre de Morteros iba a donar”, dijo.

Agregó: “nos llamaron si queríamos, y de nuestra parte estamos a la espera que día nos harán la extracción porque estamos dispuestos a colaborar para que los profesionales puedan buscarle a la solución a esto”.

Finalmente recomendó a la comunidad “cumplir el aislamiento por uno mismo, y por quienes nos rodean. Para no contagiar. Hay que cuidarse porque no es joda, y llevar tranquilidad a la gente porque siempre vemos lo malo, y no tanto lo bueno cómo lo son los números de pacientes recuperados”.

Remarcó “tranquilizarse y cuidarnos entre todos”.