Volvió a encallar un barco en el Paraná: lluvias en la Mesopotamia podrían aliviar la bajante

Una tanda de lluvias que se sintió con fuerza en la zona de la Mesopotamia argentina podría traer alivio para la crítica situación del río Paraná, que está experimentando su mayor bajante en 50 años.

La semana pasada, la altura llegó a descender hasta apenas ocho centímetros en Rosario y este panorama ha puesto en jaque a la industria agroexportadora argentina, que está trabajando al límite: en apenas diez días, encallaron tres buques en el curso de agua

Este miércoles, por caso, un navío que había zafado de la varadura el martes por la madrugada, volvió a quedar atascado a la altura de la localidad de San Pedro, lo que obstaculiza las tareas de navegación de otros barcos, según señaló la firma Agroentregas.

En este marco, los casi 200 milímetros que se registraron por ejemplo en Paso de los Libres (Corrientes), “son claves para aliviar la bajante del río Paraná”, dijo la Bolsa de Comercio de Rosario en un informe

Según sus estimaciones, en cuatro días cayeron acumulados equivalentes a los que usualmente ocurren en todo el mes de mayo en esta región del país. 

Datos

“La larga anomalía de lluvias en la Mesopotamia parece haber llegado a su fin. Las lluvias del 20 al 24 de mayo dejaron acumulados equivalentes al promedio histórico mensual en la Mesopotamia”, expresó la BCR. 

En mayo, según las medias de los últimos 40 años, Entre Ríos suele recibir entre 25 y 75 milímetros; Corrientes, entre 75 y 100; y Misiones, entre 120 y 160. Muchos de los valores registrados en los últimos cuatro días de tormentas los superan.

Las lluvias más importantes se recostaron sobre el margen este: Paso de los Libres registró 194 milímetros. Otras localidades correntinas, como Monte Caseros y Mercedes, recibieron 90 milímetros y 64 milímetros, respectivamente.  

En Misiones, Bernardo de Irigoyen marcó 124; Iguazú, 104; y Overá, 80. En Entre Ríos, el valor máximo se observó en Concordia con 93 milímetros. 

“Estas lluvias son muy importantes para comenzar a revertir la pérdida de agua que ha sufrido el Río Paraná y ha afectado su navegabilidad”, insistió la Bolsa rosarina.

Trigo en problemas

En cambio, las lluvias volvieron a pasar de largo por gran parte de la zona pampeana que las esperaba para continuar con la siembra de trigo. 

En Córdoba no se registraron precipitaciones y en Santa Fe solo Rafaela recibió un aporte considerable de 24 milímetros. En el resto de esa provincia, los milímetros fueron muy inferiores, en La Pampa no hubo registros y en Buenos Aires los acumulados más importantes quedaron en una estrecha zona del centro oeste, en localidades como Mar del Plata, Balcarce, Tandil y Azul. 

“Hay ansiedad y temor ante este nuevo desplante de las lluvias.  Con excepción de Buenos Aires, en el resto de la región pampeana es necesario una nueva lluvia para largar de lleno con la siembra triguera. Un nuevo frente podría ingresar por el sur de Buenos Aires este viernes 29. Pero hasta ahora es incierto saber si puede llegar a desarrollar lluvias sobre las zonas más necesitadas de agua de la región”, completó la BCR.