Coronavirus en la Argentina: ¿por qué hubo un salto récord en la cifra de muertes y cuál es el dato que más preocupa?

¡Compartir es demostrar interés!

n medio de las gestiones para definir la continuidad de la cuarentena contra el coronavirus, el martes pasado el Ministerio de Salud de la Nación informó que se reportaron 241 muertes en 24 horas, cifra que se convirtió en el nuevo récord diario. Pero poco después, en la cartera sanitaria salieron a explicar que el salto se produjo por las demoras vinculadas con los “procesos de notificación de casos”, es decir, que muchos de los decesos no fueron recientes.

Así lo remarcaron las fuentes del área consultadas por este medio e incluso la propia secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, se ocupó de aclarar la situación: “En el día de ayer hubo un número importante de personas que se notificaron fallecidas y esta mañana también (en el parte matutino se informaron 84 muertes). Esas son las fechas de notificación de muerte, las fechas de fallecimiento pueden haber sido otras”.

Claro que Vizzotti no minimizó los guarismos porque, recordó, que se trata de “personas que fallecieron en el transcurso de esta pandemia, haya sido ayer o en otro momento”. “Nunca perdamos de vista esto”, pidió.

De cualquier manera, el dato se convirtió en una de las principales luces de alarma que condicionan las gestiones oficiales para definir cómo continuará la cuarentena, sobre todo, en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) que se transformó en el epicentro de la pandemia porque allí se concentran el 82 por ciento del total de casos confirmados.PUBLICIDAD

Incluso, el “récord” de muertes se presentó poco después de que el presidente Alberto Fernández advirtiera que “estamos en el peor momento”. El mandatario también se quejó porque consideró que “la gente se relajó equivocadamente” y recordó que está abierta la posibilidad de retornar a una fase más estricta del aislamiento social que se puso en marcha el pasado 20 de marzo.

“El botón rojo siempre está a mano porque la preservación de la salud siempre es lo más importante”,  fue la curiosa frase con la que el presidente Fernández no descartó un refuerzo de la cuarentena para suspender las acciones de reapertura controlada que fundamentalmente se encararon en la Capital Federal porque, según consideró, “la gente ve que se abren los negocios y siente que la vida ha vuelto a la normalidad y lo que no advierte es que el virus está circulando y eso es un riesgo muy grande”.

Por lo pronto, las marchas y contramarchas están sujetas a las deliberaciones que se intensificaron en estos días y que nuevamente incluirán reuniones del Presidente con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y con los especialistas sanitarios que lo asesoran.

La tasa de mortalidad, aún estable

Desde el 3 de marzo, cuando se registró el primer caso de coronavirus en la Argentina, el país acumula un total de 5.088. Este número creció en simultáneo con la identificación de nuevos casos, tal como lo indican los datos que manejan en el ministerio de Salud que conduce Ginés González García.PUBLICIDAD

En Salud remarcan que la tasa de letalidad por el coronavirus es de 1,9 por ciento porque, según el promedio, todavía impacta en 110 personas sobre cada millón de habitantes. 

“En relación a la letalidad, ese 1,9% está estable y es un porcentaje bajo. Es un número estable, pero por supuesto que es un porcentaje. En Argentina ya hemos superado a México y a Ecuador en relación a la incidencia”, dijo Vizzotti.

“Lo que sí es muy importante, que es el objetivo de nuestro país, es que la mortalidad por millón de habitantes sigue por debajo de la mayoría de los países de la región y está en 110 por millón de habitantes”, evaluó.

PUBLICIDAD

La funcionaria agregó que el aumento de las muertes “no es tan acelerado como en otros países” y resaltó que “se está distribuyendo en el tiempo”, tal como se buscó con la estrategia oficial para que el sistema de salud pueda dar respuesta.

Pero Vizzotti reconoció también que existe mucha preocupación en torno a la situación de las personas mayores de 60 años, porque allí la tasa de mortalidad no es del 1,9% sino del 10,5% y sube en los casos de mayor edad y con más comorbilidad. Para graficarlo, la secretaria de Acceso a la Salud remarcó que el 81,9 de los fallecidos reportados hasta el 3 de agosto eran mayores de 60 años.

La “meseta alta” de la Capital Federal

En el Gobierno porteño interpretan que el coronavirus se encuentra en una “meseta alta” desde mediados de julio. Esa es la teoría del ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, quien confía que el ritmo de los contagios comenzará a desacelerarse dentro de dos o tres semanas.

“Es lo mismo que venimos diciendo hace tres o cuatro semanas. El número de casos en la Ciudad de Buenos Aires está relativamente estable, con semanas que sube un poco y con semanas en las que baja un poco”, indicó el funcionario.

Quirós argumentó su visión indicando que en la Ciudad se reportan entre 1.100 y 1.200 casos por día. “En esas franjas nos movemos  y estamos en una meseta alta de casos en la ciudad de Buenos Aires”, sostuvo.

“Tenemos una curva que claramente está madurada, llevamos varias semanas que la curva no tiene una forma de ascenso exponencial”, agregó este miércoles Quirós, al presentar el parte sobre la situación del coronavirus en la Capital.

El titular de la cartera sanitaria porteña destacó que “es una curva que está en transición, que está madura, que no tiene un ascenso exponencial como tienen las curvas cuando están activas”.

En los próximos días todas estas cuestiones serán las que pesarán en la reuniones para definir el futuro de la cuarentena, aunque adicionalmente, en las últimas semanas reaparecieron las tensiones políticas con duros reclamos de Juntos por el Cambio, donde acusaron a Alberto Fernández de usar la pandemia para establecer un “estado de sitio”. Esas voces, también le suman presión a Rodríguez Larreta que hasta ahora ajustó su estrategia a la de la Nación y la provincia de Buenos Aires y muchos de sus socios políticos le exigen que se despegue.

La

n medio de las gestiones para definir la continuidad de la cuarentena contra el coronavirus, el martes pasado el Ministerio de Salud de la Nación informó que se reportaron 241 muertes en 24 horas, cifra que se convirtió en el nuevo récord diario. Pero poco después, en la cartera sanitaria salieron a explicar que el salto se produjo por las demoras vinculadas con los “procesos de notificación de casos”, es decir, que muchos de los decesos no fueron recientes.

Así lo remarcaron las fuentes del área consultadas por este medio e incluso la propia secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, se ocupó de aclarar la situación: “En el día de ayer hubo un número importante de personas que se notificaron fallecidas y esta mañana también (en el parte matutino se informaron 84 muertes). Esas son las fechas de notificación de muerte, las fechas de fallecimiento pueden haber sido otras”.

Claro que Vizzotti no minimizó los guarismos porque, recordó, que se trata de “personas que fallecieron en el transcurso de esta pandemia, haya sido ayer o en otro momento”. “Nunca perdamos de vista esto”, pidió.

De cualquier manera, el dato se convirtió en una de las principales luces de alarma que condicionan las gestiones oficiales para definir cómo continuará la cuarentena, sobre todo, en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) que se transformó en el epicentro de la pandemia porque allí se concentran el 82 por ciento del total de casos confirmados.PUBLICIDAD

Incluso, el “récord” de muertes se presentó poco después de que el presidente Alberto Fernández advirtiera que “estamos en el peor momento”. El mandatario también se quejó porque consideró que “la gente se relajó equivocadamente” y recordó que está abierta la posibilidad de retornar a una fase más estricta del aislamiento social que se puso en marcha el pasado 20 de marzo.

“El botón rojo siempre está a mano porque la preservación de la salud siempre es lo más importante”,  fue la curiosa frase con la que el presidente Fernández no descartó un refuerzo de la cuarentena para suspender las acciones de reapertura controlada que fundamentalmente se encararon en la Capital Federal porque, según consideró, “la gente ve que se abren los negocios y siente que la vida ha vuelto a la normalidad y lo que no advierte es que el virus está circulando y eso es un riesgo muy grande”.

Por lo pronto, las marchas y contramarchas están sujetas a las deliberaciones que se intensificaron en estos días y que nuevamente incluirán reuniones del Presidente con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y con los especialistas sanitarios que lo asesoran.

La tasa de mortalidad, aún estable

Desde el 3 de marzo, cuando se registró el primer caso de coronavirus en la Argentina, el país acumula un total de 5.088. Este número creció en simultáneo con la identificación de nuevos casos, tal como lo indican los datos que manejan en el ministerio de Salud que conduce Ginés González García.PUBLICIDAD

En Salud remarcan que la tasa de letalidad por el coronavirus es de 1,9 por ciento porque, según el promedio, todavía impacta en 110 personas sobre cada millón de habitantes. 

“En relación a la letalidad, ese 1,9% está estable y es un porcentaje bajo. Es un número estable, pero por supuesto que es un porcentaje. En Argentina ya hemos superado a México y a Ecuador en relación a la incidencia”, dijo Vizzotti.

“Lo que sí es muy importante, que es el objetivo de nuestro país, es que la mortalidad por millón de habitantes sigue por debajo de la mayoría de los países de la región y está en 110 por millón de habitantes”, evaluó.

PUBLICIDAD

La funcionaria agregó que el aumento de las muertes “no es tan acelerado como en otros países” y resaltó que “se está distribuyendo en el tiempo”, tal como se buscó con la estrategia oficial para que el sistema de salud pueda dar respuesta.

Pero Vizzotti reconoció también que existe mucha preocupación en torno a la situación de las personas mayores de 60 años, porque allí la tasa de mortalidad no es del 1,9% sino del 10,5% y sube en los casos de mayor edad y con más comorbilidad. Para graficarlo, la secretaria de Acceso a la Salud remarcó que el 81,9 de los fallecidos reportados hasta el 3 de agosto eran mayores de 60 años.

La “meseta alta” de la Capital Federal

En el Gobierno porteño interpretan que el coronavirus se encuentra en una “meseta alta” desde mediados de julio. Esa es la teoría del ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, quien confía que el ritmo de los contagios comenzará a desacelerarse dentro de dos o tres semanas.

“Es lo mismo que venimos diciendo hace tres o cuatro semanas. El número de casos en la Ciudad de Buenos Aires está relativamente estable, con semanas que sube un poco y con semanas en las que baja un poco”, indicó el funcionario.

Quirós argumentó su visión indicando que en la Ciudad se reportan entre 1.100 y 1.200 casos por día. “En esas franjas nos movemos  y estamos en una meseta alta de casos en la ciudad de Buenos Aires”, sostuvo.

“Tenemos una curva que claramente está madurada, llevamos varias semanas que la curva no tiene una forma de ascenso exponencial”, agregó este miércoles Quirós, al presentar el parte sobre la situación del coronavirus en la Capital.

El titular de la cartera sanitaria porteña destacó que “es una curva que está en transición, que está madura, que no tiene un ascenso exponencial como tienen las curvas cuando están activas”.

En los próximos días todas estas cuestiones serán las que pesarán en la reuniones para definir el futuro de la cuarentena, aunque adicionalmente, en las últimas semanas reaparecieron las tensiones políticas con duros reclamos de Juntos por el Cambio, donde acusaron a Alberto Fernández de usar la pandemia para establecer un “estado de sitio”. Esas voces, también le suman presión a Rodríguez Larreta que hasta ahora ajustó su estrategia a la de la Nación y la provincia de Buenos Aires y muchos de sus socios políticos le exigen que se despegue.

La Voz