ūüĒä Caso R√°ul Rosso: Novarese el principal acusado dijo que no lo mat√≥ y acuso a su vecino Monges

¡Compartir es demostrar interés!

Con la declaraci√≥n del principal imputado y el testimonio de 12 testigos, comenz√≥ este lunes el juicio por la desaparici√≥n y posterior homicidio del empresario de Brinkmann dedicado a loa venta de agromaquinarias, Ra√ļl Egidio Rosso (60), ocurrido en 2018.

Rodolfo F√©lix Novarese (44) se encuentra acusado como presunto autor de “homicidio doblemente calificado por alevos√≠a y criminis causa”, delito que contempla como pena √ļnica la prisi√≥n perpetua.

COBERTURA DE OSVALDO SORIA PARA LA RADIO 102.9

Rosso desapareció el 19 de abril del 2017 tras haber estado en su comercio de la ruta provincial 1 y calle José Manuel de Rosas.

Tambi√©n est√°n imputados, pero como supuestos coautores de “encubrimiento agravado”, Germ√°n Gallegos (41), de Villa Carlos Paz; Diolindo Monge (44), de El T√≠o; Miguel √Āngel Mart√≠nez, de C√≥rdoba; y Guillermo Ulloa (42), de Alta Gracia, estos cuatro imputados no comparecen a la audiencia porque solicitaron una “probati√≥n” (suspensi√≥n del juicio a prueba). En tanto que Novarese lo hace a trav√©s de videoconferencia desde una sala del Establecimiento Penitenciario N¬ļ 7 de San Francisco. En la sala de la C√°mara del Crimen de los tribunales de San Francisco est√° su abogado defensor, Rub√©n Genesio, de R√≠o Tercero, mientras que el querellante particular, Gast√≥n Schonfeld, del estudio jur√≠dico Nayi de la ciudad de C√≥rdoba, tambi√©n participa por videoconferencia.

El tribunal, por su parte, está conformado por tres jueces técnicos y 12 jurados populares, 8 titulares, todos presididos por el vocal de la Cámara Criminal y Correccional, Claudio Requena.

La palabra del principal acusado

En esta primera jornada, entre los testigos estuvo el hijo de la víctima, Jordán Rosso, quien a su vez es querellante en la causa. Además, una empleada administrativa de la víctima, tres efectivos policiales, empleados de Novarese y cuatro integrantes de la División de Investigaciones Operativas (DIO) pertenecientes a Policía Judicial de Córdoba.

Quedó demostrado que la estrategia de la defensa será convencer a los jueces y los jurados que Novarese no es el autor material del homicidio y apunta a otro de los imputados, Diolindo Monge, como quien mató a Rosso, acusado que está en libertad.

No obstante, Novarese en su declaraci√≥n ante el tribunal reconoci√≥ haberle pegado una trompada a Rosso pero dijo que quien lo golpe√≥ con un objeto “romo” (palo) fue Monge quien luego le orden√≥ que √©l lo envolviera en un retazo de silo bolsa, lo cargara en la caja de una camioneta Ford F 100 amarilla, propiedad de Novarese, lo llevara al campo y lo depositara en un pozo el que previamente hab√≠a sido cavado, all√≠ lo cubri√≥ con cal y luego con tierra, relat√≥.

Entre otras cuestiones, Novarese ratificó lo declarado en febrero de 2019 ante la fiscalía de Arroyito y volvió a incriminar a su vecino Monge. Dijo que en un tacho de 20 litros, éste quemó además de los teléfonos celulares de la víctima, otros elementos que se habían utilizado.

Seg√ļn los dichos de Novarese, Rosso le reclamaba a Monge la plata de la venta de una cosechadora, lo que deriv√≥ en una discusi√≥n que tuvo el pero desenlace.

“Al cuerpo lo enterramos entre Monje y yo en un pozo entre el molino y el galp√≥n en donde despu√©s en un tacho se quemaron los celulares, el palo y los restos de silo bolsa en el que envolvimos el cuerpo”, describi√≥ Novarese y se√Īal√≥ que en el lugar no se encontraron evidencias “porque el piso era de tierra. Vinieron como a los 7 d√≠as, all√≠ se guardaban las camionetas, los tractores, estaba todo removido, era l√≥gico que no iban a encontrar nada”.

Ante una pregunta de la fiscal de c√°mara Consuelo Aliaga, Novarese dijo que Monje hab√≠a premeditado el homicidio de Rosso. “Yo me fui a buscar combustible y en ese tiempo √©l quem√≥ los celulares que ten√≠a” la v√≠ctima, declar√≥.

Los testigos

El hijo de la v√≠ctima testigu√≥ que cuando ocurri√≥ la desaparici√≥n de su padre, √©l viv√≠a en San Francisco donde cursaba la carrera de Ingenier√≠a Electromec√°nica en la UTN. Adem√°s, indic√≥ que √©l y su padre ten√≠an econom√≠as separadas, aunque admiti√≥ que algo conoc√≠a de la venta de la m√°quina cosechadora. Tras la muerte de Ra√ļl es Joaqu√≠n, su heredero, quien hoy se encuentra l frente de “Rosso Maquinarias”.

El joven cerr√≥ su declaraci√≥n pidiendo que “todo se esclarezca, que se sepa la verdad” y afirm√≥ que conf√≠a en la Justicia.

A su turno, Jessica Soledad Voissard empleada administrativa de la firma, dijo que Ra√ļl Rosso era muy reservado en sus negocios, que cuando alguien lo llamaba por lo general sal√≠a afuera para hablar, que nunca apagaba sus tel√©fonos celulares. Agreg√≥ que ese jueves de la desaparici√≥n, le dijo que iba a viajar pero que el viernes retornaba, algo que nunca ocurri√≥ y que a ella le llam√≥ la atenci√≥n.

Antes del viaje, le solicit√≥ que facturara unas cadenas a nombre de Anal√≠a Barcelona y que all√≠ acot√≥: “Este guacho (sic.) puso todo a nombre de la mujer”, pero dijo desconocer si se refer√≠a a Novarese u otra persona.

Tambi√©n se√Īal√≥ que el viernes 20 de abril de 2018, otro empleado le pregunt√≥ si ella sab√≠a algo de Rosso, porque hac√≠a desde la tarde anterior que lo llamaban a los celulares y no respond√≠a. En relaci√≥n a la m√°quina cosechadora que la v√≠ctima le habr√≠a reclamado a su homicida, la testigo dijo desconocer su existencia y que nunca la hab√≠a visto en el negocio.

El tribunal y los jurados populares. 

“Me mand√© una cagada”, le dijo el acusado a los polic√≠as

Asimismo declararon el sargento Carlos Ch√°vez y el subcomisario Facundo Bosco. Ambos coincidieron en se√Īalar que ese viernes 4 de mayo, tras la detenci√≥n de Novarese en El T√≠o, se procedi√≥ a su traslado a la subcomisar√≠a de Brinkmann. “Cuando pasamos la localidad de Balnearia comenz√≥ a llorar y se quebr√≥, dijo que sent√≠a temor por su familia, que √©l hab√≠a discutido con Rosso, le hab√≠a pegado una trompada, all√≠ cay√≥ semiinconsciente AL suelo y que al otro d√≠a Monje fue quien lo remat√≥ peg√°ndole con un palo en la cabeza”.

Los polic√≠as negaron haberlo interrogado. “Nosotros quer√≠amos que llegara a Brinkmann en buenas condiciones, pero lloraba mucho. ‘Me mand√© una cagada, un moco de aquellos y ahora temo por familia’, dec√≠a constantemente”.

El subcomisario Bosco agreg√≥: “Nosotros intent√°bamos calmarlo en todo el momento, pero el repet√≠a que se hab√≠a mandado ‘el moco’. En el m√≥vil policial dijo que Rosso le hab√≠a pedido ver la m√°quina que le hab√≠a prestado pero que como √©l la hab√≠a vendido, no sab√≠a qu√© decirle y all√≠ comenz√≥ la discusi√≥n”.

El jefe policial agreg√≥ que mientras llevaban adelante la investigaci√≥n, algunos lugare√Īos le hicieron referencia a que Diolindo Monje hab√≠a estado relacionado al robo de leche en la Cooperativa Tambera “Las Ca√Īitas” y de un tractor en el Paraje La Curva.

Luego declar√≥ el oficial principal Lucas Paz, del Grupo Especial de Rescate y Salvamento (Gers) de Miramar, quien brind√≥ detalles acerca de los operativos de b√ļsqueda que mantuvieron en vilo a toda la regi√≥n de Ansenuza durante 15 d√≠as, entre abril y mayo de 2018.

Ex empleados complicaron a Novarese

La ronda de testigos presenciales finaliz√≥ con dos exempleados de Novarese a los que el imputado les qued√≥ debiendo dinero, a uno cerca de 300.000 pesos y al otro, 30.000. Ambos reconocieron la relaci√≥n que exist√≠a entre Novarese y Monje: eran vecinos, viv√≠an uno al frente del otro. A veces Novarese le daba algunas changas en el campo. Adem√°s, los dos coincidieron en se√Īalar que a Monje se lo vinculaba con la venta de droga para lo cual aprovechaba  su labor de remisero.

Durante la b√ļsqueda se hab√≠a allanado el comercio de Rosso, en busca de archivos inform√°ticos. (2018)

En el final de la primera jornada del juicio, pasadas las 17.30, brindaron detalles de la  investigaci√≥n los detectives Gabriela Carolina Talo, L√≠a Toranzo, Pablo Cardozo y Mart√≠n Gauna, todos integrantes de la DIO.

Para este martes está previsto que declaren unos seis testigos. Los alegatos y sentencia podrían extenderse otro día.

Recordemos que seg√ļn la investigaci√≥n, el crimen habr√≠a ocurrido luego de que Rosso le habr√≠a prestado una m√°quina cosechadora a Novarese quien se desempe√Īaba como contratista rural en El T√≠o. Al momento de reclamar la m√°quina, el empresario habr√≠a descubierto que Novarese la habr√≠a vendido, lo cual desat√≥ una pelea que termin√≥ con la vida del sexagenario.

INFORME: La Voz de San Justo

Cobertura para LA RADIO: Osvaldo Soria