Acopiadores, feedlots y cabañas ganaderas se sumaron al repudio a las usurpaciones

¡Compartir es demostrar interés!

Federación de Acopiadores de Cereales, la Cámara Argentina de Feedlots (CAF) y las asociaciones que nuclean a las cabañas de genética ganadera, emitieron sendos comunicados en los que se sumaron al repudio contra las tomas de tierras que están ocurriendo en diversos puntos del país.

Los acopiadores expresaron su “enérgico” rechazo a esta situación y consideraron que “los reclamos sobre la propiedad de un bien deben hacerse ante la Justicia y no a través de la fuerza”, porque “destruir los mecanismos institucionales legales hace perder la credibilidad y la seguridad a toda persona que quiera invertir el país”.

En la misma línea que el resto de las entidades que han opinado al respecto, la Federación también manifestó su preocupación por “la inacción de los Poderes Ejecutivos, tanto nacional como provinciales, y también del Poder Judicial que dilata inexplicablemente las acciones que deben llevar a cabo”.

“Sin duda la no intervención de las instituciones que imparten y administran las normas de un país hace más vulnerable al sistema y podría llegar al extremo, nunca deseado, de hacer justicia por mano propia, instando así a hechos violentos como los que se están viviendo en varias regiones”, alertó la entidad.

Y completó: “La seguridad jurídica y el respeto a la propiedad son valores esenciales en nuestro ordenamiento legal y, por lo tanto, deben ser resguardados de cualquier ataque que pretenda vulnerarlos. No hay futuro sin respeto a la ley”.

Feedlots

Del mismo modo, la CAF manifestó su “preocupación y total repudio al avasallamiento sobre el derecho a la propiedad privada  y a la violación de las garantías constitucionales de las que todos los habitantes de la Nación gozan”.

“Estas situaciones no hacen más que desalentar el desarrollo económico con señales adversas para los sectores productivos, inversores y fundamentalmente al sector agropecuario y la agroindustria, motores fundamentales y necesarios para sortear la actual situación que atraviesa el país”, subrayó la CAF.

En coincidencia, también reclamó por el silencio y fala de acción del Estado, y pidió por “el fortalecimiento de la seguridad jurídica y el debido cumplimiento de la normativa vigente para poder trabajar con normalidad y buscando señales claras sobre el respeto a la propiedad privada para todos aquellos que apuestan a producir y generar valor”.

Cabañas

En tanto, las asociaciones que nuclean a los criadores de reproductores Angus, Brangus, Braford, Bonsmara, Limangus, Limousin, Hereford, Shorthorn y Holando Argentino dijeron: “Asolados, asistimos a tomas y ocupaciones ilegales de propiedades privadas en todo nuestro país, ante la pasividad de los poderes públicos competentes”.

“Tales hechos vandálicos, en forma casi permanente, aparecen justificados por los transgresores en supuestos derechos ancestrales, o en que cuentan con una vivienda o derechos sucesorios, sin reparar en que tales argumentos no pueden justificar el apartamiento de la ley. También, en muchos de estos casos, parecieran estar acompañados de la complicidad de un inexplicable silencio estatal que indudablemente corroe la seguridad pública”, dispararon los criadores.

Y continuaron: “La pasividad que se observa en la falta de resolución inmediata de estas violaciones de derechos fomenta claramente la impunidad, el accionar ilegal y la falta de cumplimiento de las garantías por las que debe velar el Estado, mediante sus tres poderes”.

Las cabañas también consideraron que el derecho a la propiedad privada es “inalienable” y que es un “eje piramidal” del sistema republicano que, “al ser violado impunemente, exige la participación exclusiva de la Justicia, únic estamento que debe recomponer el daño irrogado al sistema de derecho, insertando el conflicto exclusivamente en las leyes que regulan su ejercicio”.

Por eso, “desde las Asociaciones de Criadores instamos a los poderes del Estado Nacional a evitar la pasividad, actuando en forma inmediata para garantizar al país los derechos constitucionales dañados, cumpliendo los deberes y facultades delegadas por la Constitución Nacional”.

AGRO VOZ