Imputan a 11 guardiacárceles por una fuga de presos en Cruz del Eje

¡Compartir es demostrar interés!

Once empleados penitenciarios de la Cárcel de Cruz del Eje quedaron imputados por la Justicia provincial, aunque no detenidos, por su supuesta responsabilidad en una fuga de tres presos ocurrida, hace pocas semanas, en el hospital anexo de aquel presidio.

Los guardiacárceles fueron acusados por incumplimiento en los deberes de funcionarios públicos, por orden de la fiscal de Deán Funes, Fabiana Pochettino.

En paralelo, los uniformados fueron puestos en situación pasiva –a nivel administrativo– por disposición del Tribunal de Conducta Policial y Penitenciario.

La fuga se produjo el pasado 27 de octubre a la madrugada cuando tres presos condenados (y que estaban enfermos con Covid-19) lograron forzar una ventana del anexo del hospital Aurelio Crespo, que funciona dentro del predio carcelario de Cruz del Eje.

Al romper la ventana, se activó la alarma. Era la 1 de la madrugada.

Fuentes oficiales indicaron que personal penitenciario apagó la alarma y nadie fue a comprobar qué había sucedido.

Recién a las 8 de la mañana, la fuga de tres internos fue detectada, por lo que se dio aviso a las autoridades y, obviamente, a la Policía.

Cuando el operativo finalmente se montó, los internos ya habían roto alambrados y llegado al exterior.

Facundo Enzo Gabriel Mercado, Edgardo Marcelo Merlos Barrientos y Adrián Alberto Herrera fueron recapturados esa misma jornada en distintos operativos en cercanías de San Marcos Sierras.

Imputaciones

Mientras los presos fueron imputados por el delito de evasión, la fiscal Pochettino resolvió avanzar sobre los 11 penitenciarios que se encontraban afectados a las custodias internas y externas de ese predio.

De allí que los imputó por incumplimiento en los deberes de funcionario público, un delito que apunta a una «negligencia más que avanzada», aunque «sin llegar al dolo, o la intención», señalaron fuentes con acceso a la causa.

«Si hubiera existido alguna sospecha o prueba fundada en torno a alguna facilitación dolosa para la fuga, la acusación habría sido más seria. Acá hubo negligencia avanzada…», puntualizó un informante judicial.

Lo sucedido volvió a generar un temblor puertas adentro del Servicio Penitenciario de Córdoba (SPC), fuerza que depende del Ministerio de Justicia de la Provincia.