Siete de cada diez argentinos aprovecharon la cuarentena para estudiar y capacitarse

¡Compartir es demostrar interés!

Siete de cada diez argentinos aprovecharon la cuarentena para estudiar y capacitarse, según una encuesta privada conocida en los últimos días.

De acuerdo con el sondeo, un 45% de los consultados sostuvo haber dedicado mayor cantidad de tiempo para capacitarse durante 2020 que en años anteriores, mientras que el 55% restante afirmó haber dedicado igual cantidad de tiempo que otros años.

En este sentido, el 21% de los participantes de la encuesta aseguró haber dedicado durante 2020 más de 25 horas mensuales a su formación.

El 19% dedicó entre 16 y 25 horas mensuales, el 29% entre 9 y 15 horas mensuales y el 31% dedicó menos de 8 horas mensuales a su capacitación.

Randstad, líder global en servicios de Recursos Humanos, dio a conocer los resultados de una encuesta online realizada a más de 42.000 personas durante febrero, de la que surge que el 72% de los argentinos aprovechó la cuarentena para estudiar y capacitarse.

En referencia a estos resultados, Andrea Ávila, CEO de la firma para Argentina y Uruguay, afirmó: «Con el confinamiento impuesto por la pandemia se alteraron las rutinas y actividades de las personas, tanto en lo referido a esparcimiento y vida social, como al desarrollo profesional, liberando tiempo que se fue volcando a hobbies, asignaturas pendientes y otras actividades postergadas».

«Este escenario en el que la capacitación y la formación profesional recibieron un impulso extraordinario, se vio potenciado aún más por las infinitas posibilidades que se abrieron a partir de una mayor oferta de formación online de calidad», destacó.

Explicó que «el avance de la digitalización y la consecuente actualización tecnológica de las empresas demanda cada vez mayor formación a los trabajadores para mantenerse empleables».

En este contexto, el 75% de los consultados afirmó que su trabajo requiere de constante actualización, mientras que, en el otro extremo, el 14% de los encuestados considera que su empleo ya no existirá dentro de 10 años.

El estudio también avanza sobre la disyuntiva de quién es el principal responsable de la formación de los trabajadores para adecuar sus habilidades a las demandas del futuro.

 Frente a esta situación, el 55% de los participantes sostiene que el principal responsable de la formación es el trabajador mismo, mientras que un 38% considera que es obligación del empleador preparar a sus colaboradores para hacer frente a sus tareas laborales.

Por otra parte, un minoritario 7% sostiene que esto es una responsabilidad del Estado.

Al consultar a los participantes si en su trabajo son capacitados para estar al día con las últimas tendencias, el 25% indicó recibir capacitación constante por parte de su empleador, el 43% afirmó recibir capacitación solo de manera ocasional, y el 32% restante refirió no recibir capacitación de ningún tipo por parte de su empleador.

El 97% de los consultados afirmó que evaluaría capacitarse por su cuenta si su trabajo lo requiriese y su empleador no le brindara la capacitación correspondiente.

Asimismo, el 57% de los consultados comentó haber perdido alguna vez una gran posibilidad laboral por falta de conocimientos o habilidades.

«Estamos viviendo hoy un proceso de transición en el que los trabajadores empiezan a asimilar la velocidad de los cambios que suceden en el mundo del trabajo y la drástica reducción de la vida útil de las habilidades laborales», sostuvo Ávila.