Vuelven las actividades extraescolares para los chicos, con protocolos

¡Compartir es demostrar interés!

n la vuelta a las clases y el paulatino regreso a la normalidad, muchas de las tradicionales actividades extraescolares también se reinician en un marco signado por protocolos y grupos reducidos.

Desde las actividades deportivas en los clubes, los talleres artísticos y y culturales, hasta los cursos de idiomas. Todo vuelve a habilitarse en una modalidad atravesada por los cuidados sanitarios.

En algunos casos, las cuotas mantienen precios promocionales que buscan vencer los temores y el cambio brusco de rutinas. También se pueden ver más opciones de entrenamiento y actividad física al aire libre en espacios públicos, adaptados para niñas, niños y adolescentes.

Elizabeth González, encargada de la sede Villa Cabrera del instituto IIcana, afirma que ya hay algunos grupos con cupos agotados para estudiar inglés. Los cursos han sido reducidos en función de las disposiciones del COE y en algunos casos se han generado modalidades mixtas. Las clases se dividen en dos y alternan la virtualidad con la presencialidad, con dos docentes que dictan las clases “en espejo”.

Por su parte, la responsable de prensa del club Instituto, Lucia Bonfanti, comenta que en esa entidad ya están en marcha las diferentes disciplinas y actividades deportivas. En el club albirrojo se puede realizar vóley femenino, fútbol, básquet, cheerleading, karate, patín, gimnasia artística y deportiva, y natación. Las clases se dictan con cupos reducidos, conforme a los protocolos aprobados por cada federación.

Sonia Daniel, directora de la Escuela de Teatro María Castaña, sostiene que durante la pandemia la actividad en ese espacio cultural no se interrumpió. En una primera etapa las clases se sostuvieron en forma virtual y desde septiembre volvieron a la presencialidad. En María Castaña se dictan cursos de teatro, y de canto y técnica de voz. También se proyecta el inicio de un taller de stand up.

Las actividades se realizan con grupos reducidos y protocolos sanitarios. Para los nuevos grupos se han habilitado más horarios, mientras que los equipos que vienen de años anteriores fueron desdoblados para poder aprovechar el espacio con el distanciamiento adecuado. “Los adolescentes entienden muy bien los protocolos y no tienen problemas de cumplirlos si están incentivados con la actividad”, asegura.

A las actividades extraescolares tradicionales se le suman hoy nuevas opciones vinculadas con las nuevas tecnologías. Además de computación, hoy también pueden encontrarse cursos de robótica, dibujo digital y diseño de videojuegos, destinados a niños y adolescentes. Carlos Ortega, docente de Educación Creativa, comenta que si bien estas actividades eran originalmente presenciales, hoy se realizan en forma virtual por protocolos de pandemia, pero que igual tienen cada vez más demanda.

“En la presencialidad dictábamos robótica con Lego a partir de los 4 años, pero ahora todos los cursos virtuales están adaptados para niños y adolescentes entre los 7 y 18 años”, explica Ortega. Los cursos tienen una clase en vivo de entre 60 y 90 minutos, una vez a la semana, pero luego hay canales de consultas y tareas que los estudiantes pueden realizar conforme a su disponibilidad.

Actividades que fortalecen

María Salomón, presidenta del Colegio de Psicopedagogos de Córdoba, sostiene que las actividades complementarias son importantes para las niñas, niños y adolescentes porque allí fortalecen otros vínculos interpersonales primordiales, fundamentalmente en un contexto en el que los chicos extrañan fuertemente el contacto y el lazo con sus amistades de colegio.

La profesional señala que las actividades extracurriculares aumentan la motivación, la autoestima, el disfrute y la pasión por hacer algo distinto. A su vez, “ayudan a mejorar el rendimiento escolar, la relación con sus padres, y el respeto a las normas de convivencia”.

“Los chicos luego logran destacarse en las actividades curriculares vinculadas a esas destrezas, y fortalecen aspectos como la participación en equipo que genera otra forma de vinculación con los pares, incluso fuera de la escuela”, indica.

Sin embargo, Salomón resalta que es importante que las actividades no sean excesivas para no recargar a los chicos con tantas tareas. “No se trata de empezar todo de golpe”, destaca, y agregó que “es mejor proponerles una actividad extra y que tengan continuidad, en lo posible en otros espacios y con otros chicos que no sean los mismos que con los que juegan en el recreo o en el salón de clases”.

En referencia al retorno pospandemia, la psicopedagoga recuerda que “muchos chicos han estado en sus hogares durante mucho tiempo, por lo que este tipo de actividades tienen un gran sentido para el encuentro con los otros, ya que a través de estas actividades pueden trabajar cuestiones emocionales sobre lo que ocurrió el año pasado”.

También afirma que los chicos están temerosos, lo que “hace que todavía se tenga que trabajar en lo que les pasó el año pasado y lo que está pasando actualmente. Si bien podemos salir y hacer determinadas actividades, no las podemos hacer como antes”.

También destaca la importancia de anticipar la forma de trabajo para evitar la ansiedad y la frustración ante lo no esperado. “Sugiero que en cada actividad, quien trabaje con ellos anticipe la actividad: cómo van a usar los elementos, cómo van a ser esas clases que seguramente no van a ser como en 2019”, recalca.

Finalmente, la especialista subraya que los recaudos que hay que tomar en este contexto no son solamente de bioseguridad, sino también emocionales: “La actividad extraescolar debe estar atravesada por la pedagogía del cuidado y para garantizar el bienestar de nuestros chicos”, indica Salomón. Y finalizó diciendo que “a lo largo del año, aquello que en algún momento se creyó perdido, se empieza a recuperar”.

Barbijo y alcohol. Los clubes e instituciones que brindan actividades extraescolares requieren que los chicos lleguen a las clases con barbijo. Luego, para las prácticas, se los pueden quitar. También les colocan alcohol en gel y les toman la temperatura.

Cuánto cuesta cada actividad

1. Deportes: las cuotas van de $ 1.000 a $ 1.500

Los clubes siguen los protocolos establecidos por cada federación y los grupos son reducidos. Ya habilitaron el fútbol, vóley, básquet, karate, natación, y gimnasia artística, entre otros.

2. Teatro: $ 1.700 por mes, más inscripción

Las inscripciones suman unos $ 800 a la primera cuota. Los grupos son reducidos y los cursos incluyen canto, danza y técnicas expresivas. En algunos espacios se puede aprender stand up.

3. Inglés: cursos entre $ 2.600 y $ 3.800

Las clases pueden incluir alternancia entre modalidad presencial y virtual. Las aulas han sido adecuadas para cumplir protocolos de distanciamiento, ventilación y clases más cortas.

4. Tecnologías: rondan los $ 1.800 por mes

Debido al contacto con el equipamiento, sólo habilitados cursos en modalidad virtual. Se pueden encontrar cursos de computación, robótica, dibujo digital y diseño de videojuegos.

5. Gimnasia: desde $ 1.200 por niño

Se ofrece en clubes para adolescentes y niños. Por la pandemia, algunos institutos dan las clases en plazas, lo mismo que otras actividades que pueden practicarse al aire libre.

LA VOZ