Niños y adolescentes, el 16% de los contagios

¡Compartir es demostrar interés!

Los contagios en niños y adolescentes subieron en Córdoba en las últimas semanas.

Los datos de Epidemiología de la Provincia compararon los registros de dos semanas, en las que ya estaban activas las “burbujas” escolares: la del 14 al 20 de marzo y la del 21 al 27. Entre una y otra semana, la suma de los casos de 6 a 19 años –que agrupa a los estudiantes de primaria y secundaria– pasó de 576 contagios confirmados a 655: un crecimiento del 13 por ciento.

En la primera semana tomada de muestra (con la suma de 66 casos en menores de 6 años), este grupo etario representó el 14 por ciento del total de casos, en todas las edades. En la segunda semana de comparación ya era el 15,6 por ciento del total.

Es decir: crece el número de casos en el grupo etario, pero también representa una proporción mayor del número total de casos y crece a un ritmo más acelerado que en el resto de las edades.

Hasta febrero de este año había apenas 13.735 contagios de niños y adolescentes en Córdoba, desde el inicio de la pandemia: un número cercano al 10 por ciento del total registrado para esa época.

En el último reporte epidemiológico del Ministerio de Salud se consigna que el 16 por ciento de los casos activos (es decir, los que tienen menos de dos semanas de confirmación y están en el periodo ventana de contagio) corresponde al grupo de niños y adolescentes.

Y tanto en el grupo de 6 a 12 años, como en el de 13 a 19, el número récord de casos diarios reportados desde el inicio de la pandemia se registró entre febrero y marzo: entre los chicos de la primaria 54 casos el 25 de marzo; en los de 13 a 19, 146 notificaciones, el 23 de febrero.

Dónde se contagian

¿La suba de casos en niños y adolescentes es consecuencia de la actividad presencial en las escuelas?

Gabriela Barbás, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de la Provincia, dice que no tienen registrados brotes en ninguna institución escolar y un número muy bajo de burbujas aisladas.

“Así como no son los ámbitos laborales un lugar de contagios, tampoco vemos eso en las escuelas. Sí notamos el mismo patrón: los chicos se infectan en las reuniones familiares y sociales, en las ‘juntadas’ extraescolares, no en los establecimientos donde se respetan los protocolos”, interpretó la funcionaria.

El balance del Ministerio de Educación provincial va en la misma línea: destacó que “de 49.228 burbujas conformadas en todo el sistema educativo, sólo han sido aisladas 413 (0,8 por ciento)”.

Ese informe detalla que el protocolo se activó 2.170 veces desde el 1° de marzo y que la mayoría de las veces fue por situaciones de contacto estrecho con un enfermo de Covid (611 veces en 303 escuelas), luego por casos confirmados (316 en 229 establecimientos escolares) y finalmente casos sospechosos (172, en 129 escuelas.)

“De los casos confirmados, 134 han sido estudiantes de 97 escuelas, lo que representa apenas el 0,016 por ciento del total de estudiantes, que ascienden a unos 840 mil”, reportó la Provincia.

Para el pediatra Héctor Pedicino la experiencia de consultorio marca que “no hay muchos chicos que consultan por sospecha, y cuando lo hacen, casi todos son por contactos estrecho de algún familiar”.

“Las escuelas son lugares donde se están respetando los protocolos sanitarios. Lo que ocurre es bastante parecido a lo que pasa en los adultos: las reuniones sociales son el principal foco de contagio”, consideró el profesional.

El pediatra Enrique Orschanski sostuvo semanas atrás que hay estudios que muestran que es muy bajo el contagio entre pares menores a 10 años. Sobre los datos epidemiológicos que se presentan en esta nota dijo que “los números son bajos para concluir alguna tendencia”.

Por su parte, Analía Garnero, jefa de Epidemiología del Hospital de Niños de la Provincia de Córdoba, confirmó que “hubo un aumento casi como en el pico de octubre”, pero que “lo analizado en el hospital sigue siendo casi todo contagio intrafamiliar”.

“El aumento en pediatría va de la mano con el aumento en los adultos que hasta ahora siguen siendo su fuente. No estamos viendo en el hospital casos derivados de contagios en escuelas”, detalló.

Para el miembro del Comité Científico Asesor del Ministerio de Salud de Córdoba, el médico cordobés radicado en Chile, Sergio König, el problema no son las escuelas, donde funcionan muy bien los protocolos, sino “todo lo periescolar”. Con ello, aludió a los traslados, a las esperas en las entradas y en las salidas de los colegios, y en el transporte desde y hacia los establecimientos educativos.

En sus casas. Los especialistas señalan que los contagios detectados en niños y adolescentes se explican principalmente por contactos estrechos en sus hogares, y no tanto en los colegios. En los colegios, afirman, se cumplen los protocolos.

LA VOZ