25 de abril: Día Internacional de Lucha contra el Maltrato Infantil

¡Compartir es demostrar interés!

“No existe justificación alguna para el maltrato infantil. De hecho, el maltrato infantil constituye una de las formas más atroces de violencia porque se ejerce contra quien no solo se encuentra indefenso sino también contra quien por su condición de persona en desarrollo espera ser cuidado por los adultos en un marco de protección y derecho«.

No se educa con gritos, ni con golpes. Tampoco con frases como ‘te pego porque te protejo’, ‘me duele a mí más que a vos’, ‘lo hago por tu bien’, etc… Esas son formas de naturalizar la violencia adultocéntrica con las infancias, algo que solo produce humillación, inseguridad, discriminación, retraimiento, depresión y falta de estimulación. Se educa con cariño, con amor, con buen trato, con respeto, diálogo y comprensión”, afirma Luis Guerchunoff, director de Desarrollo Regional de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SeNAF).

¿Qué es el maltrato infantil?

Cada 25 de Abril se conmemora el Día Internacional de Lucha contra el Maltrato Infantil, que incluye abuso psicológico, sexual, desatención y explotación comercial, entre otras agresiones. En la Convención de los Derechos del Niño se reconoce el derecho al respeto de su dignidad humana e integridad física. Además, desde el 2006, se insta a prohibir y eliminar todos los castigos corporales y todas las formas de castigos degradantes como así también tratos inhumanos.

“Es fundamental comprender y deslegitimar la naturalización del maltrato infantil y entender que no solo es una forma de violencia física sino de omisión o tratos negligentes por parte de algún adulto o institución”, manifiesta la Lic. Georgina Tavella secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia.

“Pensar en la violencia hacia los niños, niñas y adolescentes en los tratos y prácticas para con ellos es un desafío cotidiano. En el área de Protección de Derechos son cada vez las situaciones que se presentan con múltiples aristas, y muy complejas, a las que hoy se les suma el efecto del aislamiento por pandemia”, expresan desde el equipo Técnico  de la Dirección de Protección de Derechos.

El impacto de la pandemia

La pandemia ha sido -y continúa siendo- un contexto complejo para las relaciones intrafamiliares. El encierro, los cambios de rutina, el impacto económico, la incertidumbre, la angustia  y el miedo, suelen potenciar problemáticas ya existentes como así también hacer resurgir algunas otras. Frente a esto, la SeNAF se vio en la necesidad de fortalecer sus dispositivos y equipos para acompañar distintas situaciones, entre éstas aquellas que están fuertemente vinculadas al maltrato y la violencia. Georgina Tavella explica: “El momento de incertidumbre y crisis social en el que estamos viviendo –consecuencia fundamental de la pandemia- acrecienta los diferentes tipos de violencia hacia las niñas, niños y adolescentes. Por otra parte, la detección de las mismas se hace más difícil ya que instituciones como la escuela, jardines o pediatras (por poner solo algunos ejemplos) no siempre se mantienen abiertas o tienen su atención resentida. Por eso desde el primer momento de la pandemia, la Secretaría no paró de trabajar: reforzamos los equipos técnicos, pensamos nuevas formas de abordajes y nos comprometimos a trabajar mancomunadamente con las demás instituciones que conforman el Sistema de Protección de Derechos”.

La importancia de construir buenos tratos

Para la Organización de Naciones Unidas, una de las mayores tasas de maltrato infantil en el mundo, se encuentran en países de América Latina. Argentina no es ajena a esa situación, por lo que para contrarrestar el maltrato infantil es necesario instalar una cultura sostenida en la base de “los buenos tratos”. “Cada 25 de abril renovamos el compromiso de trabajar hacia una cultura del ‘buen trato’. Los buenos tratos a niñas y niños nos aseguran el desarrollo y el bienestar infantil y son la base del equilibrio mental de los futuros adultos, por lo tanto de toda la sociedad. El punto de partida de los buenos tratos en la infancia es la capacidad de los adultos responsables de la crianza para responder correctamente a las necesidades infantiles de cuidado, protección, educación, respeto, empatía y apego. Esta tarea no es solo de madres y padres sino también de la sociedad en general”, señala la subsecretaria Victoria Martínez.

¿A dónde recurrir y qué hacer ante una situación o sospecha de maltrato infantil?

  • La SeNAF dispone de la Línea 102, que funciona las 24 horas todos los días del año. Brinda asesoramiento ante situaciones de maltrato como así también de sospechas.
  • Hay que tener en cuenta que cuando se trata de una situación en donde hay una supuesta comisión de delito, interviene además la Justicia (unidades judiciales, fiscalías). Esto es importante ya que en estos casos se requieren medidas cautelares que se constituyen en medidas protectoras para ese niño, niña o adolescente.
  • Ante una situación clara y visible –que incluye el relato de la niña, niño o adolescente – la SeNAF pone en conocimiento a los diferentes organismos ya que las acciones que se realizan son articuladas e intersectoriales.