Recomiendan vacunar a toda la población embarazada en cualquier trimestre, con cualquier vacuna

¡Compartir es demostrar interés!

Ministros de Salud de todo el país consensuaron días atrás la recomendación de incluir a las mujeres gestantes o en periodo de lactancia sin condiciones de riesgo y con indicación médica individual dentro de los grupos priorizados para recibir la vacuna contra el Covid-19.

Saúl Kohan Boc, médico ginecológico y responsable del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Iturraspe, habló sobre el tema con El Periódico y se refirió, entre otras cosas, a los estudios que muestran un aumento de la severidad y mortalidad por la enfermedad en este grupo durante la segunda ola y acerca de lo que se sabe hasta el momento sobre seguridad y eficacia de las vacunas.

¿Cuál es la importancia de vacunar a embarazadas?

Es el último gran debate que ya ha sido zanjado prácticamente. Es la cuestión de la vacunación en las embarazadas, cuándo vacunar, a quién vacunar, con qué vacuna, cuál es el racional de vacunas a las embarazadas y puérperas. Es un debate que prácticamente no llegó a generarse porque con rapidez de reflejos las distintas sociedad internaciones y autoridades de la OMS y los ministerios, entre ellos el Ministerio de Salud de nuestro país, han reaccionado rápidamente. Y se ha establecido que la población de mujeres embarazadas y puérperas, o sea que ya han tenido sus nacimientos, son población objetivo para vacunar. Se ha visto que con las sucesivas olas de contagios, con las distintas variantes de Covid, ha aumentado el riesgo que genera la enfermedad para este grupo de personas. Si bien la mayoría, el 70%, de la población embarazada que se contagia de Covid, pasa su enfermedad asintomática, hay un mayor riesgo de enfermedad sintomática o grave, un mayor riesgo de necesidad de asistencia respiratoria mecánica, que se intube, que tengan que ir a terapia intensiva, un mayor porcentaje de mortalidad, hay un mayor porcentaje de complicaciones como la hipertensión inducida por el embarazo o la prematurez, que en general la mayoría de las veces la prematurez se debe más a decisiones que se toman debido al cuadro de complejidad materna en sí que al compromiso fetal. Entonces se recomienda vacunar a toda la población embarazada en cualquier trimestre, con cualquier vacuna, porque el riesgo es tan alto que el beneficio de vacunar supera a cualquier potencial riesgo que pueda generar la vacuna en sí.

¿Todas las vacunas son igual de seguras y eficaces?

Sí. En realidad estas son cuestiones que se están viendo sobre la marcha, son aprendizajes. Lo que esta pandemia ha generado es un estudio epidemiológico a gran escala, a cielo abierto. Hace un año y medio que estamos todos aprendiendo lo que es el manejo de esta enfermedad, lo que va pasando, lo que se va viendo. Para nosotros saber si las vacunas son absolutamente seguras tendríamos que agarrar un grupo de embarazadas, a la mitad hacerle vacuna, a la mitad hacerle placebo, el placebo sería inyectar un producto que no tiene efecto farmacológico, y ver cuántas tienen complicaciones de un lado y del otro. Eso no se puede hacer porque no es éticamente admisible. Lo que se ha visto es que cuando se ha vacunado, que en general ha sido accidentalmente, no accidentalmente de poner la vacuna, sino en gente que o no sabía que estaba embarazada o no manifestó su embarazo, no se vieron complicaciones, con ningún tipo de vacuna ni con ningún soporte de vacuna. Recordemos que no todas las vacunas son iguales ni tienen la misma forma. Hay vacunas que tienen material genético, otra que tienen material viral. Lo que se ha visto es que no generan enfermedad porque no hay vacunas a virus vivo, no generan malformaciones porque las que tienen material genético que se llama arn mensajero como la de Pfizer y Moderna ese material genético no llega al núcleo de la célula, entonces no puede generar malformaciones Y se ha visto que la protección y el riesgo de efectos secundarios es tan bajo que el beneficio supera ampliamente la posibilidad de complicaciones. En algún momento se dijo que la vacuna inglesa generaba un riesgo enorme de coágulos o de trombosis. El riesgo que genera la vacuna es mucho menor al riesgo de coágulo que produce la enfermedad, entonces hasta ahora lo que se ha visto es que las vacunas son seguras todas ellas. No se ha visto una que sea mas riesgosa que otra.

¿Qué sucede con las mujeres puérperas que están en período de lactancia?

También se recomienda en puérperas. Incluso se ha visto en algunos estudios que las defensas y los anticuerpos que genera la vacuna se transfieren por la leche materna al lactante. Así que estaríamos haciendo una doble protección. Es de destacar, porque en un principio se cuestionaba en qué trimestre del embarazo, que en los tres primeros meses se forman todos los órganos y sistemas del embrión, y ahí es cuando pueden producirse malformaciones. No se ha visto eso, la recomendación de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología es explícita respecto a eso, hay que vacunar en cualquier trimestre.

¿Las embarazadas son prioridad?

La vacuna contra el Covid-19 sigue siendo voluntaria, no es obligatoria. Todavía no está dentro del calendario de vacunación. Todavía no tenemos en Argentina vacunas para menores de 18 años que ese es otro problema porque tenemos otro grupo de riesgo que son las embarazadas menores de 18 años que todavía no entrarían en la indicación de vacuna.

En Córdoba, el ingreso al sistema para el turno de vacunación sigue siendo el CIDI y lo que dicen las recomendaciones, tanto del Ministerio a nivel nacional como los organismos a nivel provincial como Maternidad e Infancia, Ministerio y demás, es que vayan con indicación médica que certifique que están embarazadas, y si se puede, agregar la mayor cantidad de datos posibles.

Pero sí hace falta una indicación del médico de cabecera o del obstetra, en realidad de quien indica la vacuna. Porque hay muchos lugares en donde los controles de embarazo no los hacen obstetras sino médicos generalistas, que están absolutamente capacitados para este tipo de prácticas.

Sin ir más lejos en Frontera o en Josefina gran parte de los controles de embarazo de bajo riesgo los hacen compañeros que no son obstetras que son médicos generalistas absolutamente capacitados para eso. La indicación tiene que venir de parte del médico que controla el embarazo. Pero sí, en Córdoba y en Argentina es requisito la indicación del médico.