Morteros: Investigan por qué había cal en un embarque argentino de leche en polvo

¡Compartir es demostrar interés!

Luego que la semana pasada se conociera que en el puerto de Orán, en Argelia, uno de los 20 contenedores de leche en polvo enviados desde la Argentina por la empresa Adecoagro contenía bolsas de cal de 25 kilos, se investiga qué fue lo que ocurrió con esa exportación “desde su consolidación en planta hasta su arribo a destino”.

Según informó la compañía, a fin de abril pasado se despacharon de la planta de Morteros, en la provincia de Córdoba, 20 contenedores cargados con bolsas de 25 kilogramos de mercadería. “Arribada la mercadería al país, el cliente nos informó que uno de ellos contenía bolsas de 25 kilos de material de construcción”, dijeron desde la empresa.

Argelia es un importante mercado para la Argentina en lo que se refiere a la exportación de leche en polvo. Según el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), en los primeros cinco meses de 2021 el país africano ocupó el primer lugar en las compras con el 70,6% de las toneladas vendidas y lo siguió Brasil, con el 17,9%.

Advertida de la noticia, la firma alimenticia activó los protocolos correspondientes y dio aviso a las partes involucradas. Iniciaron acciones penales y criminales “a fin de determinar lo ocurrido y dar con los responsables”. Asimismo, desde un primer momento Cancillería se sumó a la investigación.

Según informaron en la empresa, la mercadería salió de la planta de Morteros, en Córdoba, con la debida documentación, la certificación de lo que contenían y con los precintos de seguridad emitidos por todas las partes intervinientes, Senasa y Aduana, entre otros y un dispositivo de seguridad electrónico y monitoreo satelital del contenedor
Según informaron en la empresa, la mercadería salió de la planta de Morteros, en Córdoba, con la debida documentación, la certificación de lo que contenían y con los precintos de seguridad emitidos por todas las partes intervinientes, Senasa y Aduana, entre otros y un dispositivo de seguridad electrónico y monitoreo satelital del contenedor

“Todos los contenedores salieron de planta con su debida documentación, la certificación de lo que contenían y con los precintos de seguridad emitidos por todas las partes intervinientes, Senasa y Aduana, entre otros, y un dispositivo de seguridad electrónico y monitoreo satelital del contenedor”, aseguraron en Adecoagro.

“Todo este proceso fue realizado mediante la correspondiente inspección de preembarque, con fotos y filmación realizada por la Aduana, que confirman la correcta estiba de la mercadería en el contenedor y que salió de planta en perfectas condiciones”, añadieron.

La duda que se presenta es cómo los contenedores, que estaban “en perfectas condiciones sin ningún daño, tal cual fueron despachados de planta” sufrieron el hecho que se investiga.

Fuentes oficiales consultadas coincidieron con lo afirmado por la empresa, por lo que la línea de investigación apunta a que se habría sacado las puertas del contenedor enteras “porque los precintos no habían sido violados”.

“La sospecha viene porque cuando almacenaron en depósito los contenedores (cercano a un puerto que las fuentes oficiales no precisaron), 19 fueron a parar a un galpón y el vigésimo a otro distinto porque no entraba y ese fue el que presentó irregularidades. Lo que se cree que ocurrió fue un robo y un cambio de mercadería”, indicaron las fuentes oficiales. “De la Argentina las autoridades certificaron que los contenedores salieron óptimos”, añadieron.

Adecoagro posee unas 13.000 vacas en ordeñe, donde entre sus dos plantas de procesamiento, en Chivilcoy y Morteros, procesa aproximadamente 850.000 litros por día. Por último, la empresa señaló que se encuentra en contacto permanente con su cliente “a los fines de buscar la mejor solución a este inconveniente”.

LA NACION