CLIMA: Otra vez La Niña: pronostican una temporada 2021/22 con “limitantes climáticas significativas”

¡Compartir es demostrar interés!

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires publicó su informe de perspectivas climáticas estacional, actualizado a agosto, y las noticias no son buenas para la producción agropecuaria argentina: la previsión es que vuelva a repetirse un año con una primavera seca, y un inicio del verano que también podría repetir condiciones de déficit hídrico.

“Puede esperarse una temporada 2021/22 con limitantes climáticas significativas que incluirán un estado cercano a ‘La Niña’, fuertes vientos polares y el enfriamiento del Litoral Atlántico”, indica el reporte elaborado por el climatólogo Eduardo Sierra.

Y si bien trae un poco de alivio al afirmar que estas perturbaciones tendrían menor intensidad que en la campaña anterior, no descarta que se presenten “importantes limitaciones, entre las que se destacará un amplio foco de sequía sobre el interior del área agrícola argentina, el este del Paraguay y el Sur del Brasil, que alcanzaría su mayor expresión entre mediados y finales del verano 2022”.

CONDICIONANTES

Según Sierra, el Océano Pacífico Ecuatorial está presentando en estos momentos una alternancia de focos levemente cálidos y levemente fríos, que dan un promedio neutral levemente frío. Sin embargo, es el Pacífico Subtropical el que conserva una amplia franja con temperaturas por debajo de lo normal: un residuo de “La Niña” de la temporada anterior, que “provee la materia prima para la reactivación del fenómeno hacia la primavera próxima, aunque es probable que no se arribe a un episodio de pleno desarrollo”.

Del otro lado del continente, el Océano Atlántico observa un estado muy contrastante, con amplias extensiones de aguas calientes y otras con aguas frías. Entre estas anomalías se destaca que el litoral atlántico argentino ha venido enfriándose, debido al avance hacia el norte de la corriente marina fría de Malvinas, haciendo que la entrada de humedad sólo llegue a las áreas costeras y no logre extenderse hacia el interior del área agrícola.

A la par, al igual que en el ciclo anterior, en lo que va del invierno de este año la actividad del Polo Sur pasó a mostrar valores negativos por debajo de lo normal, y es probable que esta tendencia se mantenga en ese estado la mayor parte del verano de 2022.

Esto impulsará masas de aire frío y seco hacia el interior del Cono Sur, “contribuyendo al desarrollo de un estado cercano a ‘La Niña’ al empujar hacia el Ecuador la masa de aguas frías que ocupa el Pacífico Subtropical”, explica el informe.

Es decir que, con el Océano Pacífico Ecuatorial en estado “Neutral Levemente Frío”, más los vientos polares que se intensificarán moderadamente y el enfriamiento del litoral atlántico, lo que significa mucho aire fresco y con bajo contenido de humedad hacia el interior del Cono Sur, lo más probable es que las precipitaciones se mantengan por debajo lo normal.