Córdoba: fuerte baja de internaciones y fallecimientos por Covid-19 en septiembre

¡Compartir es demostrar interés!

El domingo por la noche, mientras se difundían los resultados de las Paso en todo el país, el Ministerio de Salud de la Provincia informó un dato que pasó casi inadvertido en medio del fragor electoral: ese día, después de cinco largos meses, Córdoba no notificó una sola persona muerta a causa del Covid-19.

Si bien este lunes el reporte diario dio cuenta de nueve fallecimientos por coronavirus, lo cierto es que ya desde mediados de agosto y, en particular en lo que va de septiembre, las cifras de internaciones y muertes por Covid en la provincia de Córdoba vienen en franco descenso.

De hecho, el último día en que Córdoba no había registrado decesos por esta causa había sido el 11 de abril de este año. En el medio pasaron 150 días en los que 3.731 personas perdieron la vida, a razón de 25 muertes por jornada. Hoy, Córdoba suma en total 6.843 fallecimientos por Covid desde el inicio de la pandemia.

En lo que va septiembre, han fallecido en la provincia 169 personas: 84 hombres y 85 mujeres. De continuar esta tendencia a la baja, el mes cerraría con unos 400 muertos por Covid, muchos menos que los fallecimientos de agosto (527), de julio (850) y, particularmente de junio, cuando las cifras oficiales reportaron 1.409 decesos a lo largo del mes.

CAMAS CRÍTICAS

La sostenida baja en el número de muertes se relaciona directamente con la caída de otro indicador sanitario fundamental para el seguimiento de la pandemia: el de la ocupación camas críticas para paciente Covid.

En la noche de este lunes, el Ministerio de Salud provincial informó que 361 personas estaban internadas en estas unidades, lo que equivale al 10,3 por ciento de las camas disponibles tanto en el sistema público como privado.

De ellas, 63 pacientes se encontraban en una situación grave, demandando asistencia respiratoria mecánica, lo que representa un 17,4 por ciento del total de camas disponibles con esa tecnología.

Hay que remontarse muy atrás en el tiempo para encontrar un nivel de ocupación de camas críticas tan bajo. Más de un año. A fines de agosto de 2020, cuando comenzaba a consolidarse la primera ola de contagios por coronavirus en el país, los hospitales y clínicas de Córdoba reportaban menos de 200 personas internadas a causa de la enfermedad.

A partir de entonces, la ocupación de camas fue en ascenso, hasta los primeros días de este año, cuando bajó levemente. Luego, a partir de mayo, con el surgimiento de la segunda ola, los contagios se multiplicaron exponencialmente, al punto que a mediados de junio los internados por Covid-19 llegaron a rozar las tres mil personas.

De allí en más, la situación sanitaria se estabilizó en guarismos altos, hasta que a comienzos de julio los contagios comenzaron a bajar. A fines de es mes también empezó a observarse una merma en la demanda de internaciones, que hoy está en su nivel más bajo en un año.

EVOLUCIÓN EPIDEMIOLÓGICA

Los infectólogos explican que, en pandemia, la evolución de los principales indicadores epidemiológicos sigue siempre un mismo patrón: primero bajan los contagios, luego las internaciones y, finalmente, el número de fallecidos. En este punto está hoy Córdoba.

La preocupación ahora pasa por saber si las mayores aperturas y flexibilizaciones que se están autorizando en diversos sectores y actividades traerá como consecuencia un incremento en los casos, que luego se traduzca en un aumento de las internaciones y, luego, de los fallecimientos.

En Estados Unidos y Europa, luego de la segunda ola llegó una tercera, de la mano de la variante Delta. La pregunta es si lo mismo puede suceder ahora en Argentina, cuando por estos días la misma cepa comienza a ganar protagonismo en los reportes oficiales. La diferencia es que en nuestro país la aparición de la Delta se da en un momento en que la cobertura de vacunación está muy avanzada. Y eso puede marcar la diferencia.

LA VOZ