Schiaretti haría cambios en el Gabinete tras las elecciones

¡Compartir es demostrar interés!

En sus dos mandatos anteriores (2007-2011 y 2015-2019), Schiaretti demostró que no es proclive a cambiar su equipo. Es más, en su primera gestión comenzó y terminó con los mismos ministros.

Pero más allá de los antecedentes y las mesuradas palabras del gobernador, en el oficialismo provincial consideran que puede haber “retoques” en el gabinete.

“‘El Gringo’ es muy reservado a la hora de hacer cambios en su equipo, pero creo que antes de fin de año habrá novedades. No serán muchas, pero habrá algunos retoques”, analizó un dirigente peronista que conoce mucho al mandatario provincial.

Nadie se anima a pronosticar en qué áreas podría haber cambios, pero hay un nombre que suena con fuerza entre los peronistas para ocupar alguna cartera: el diputado Paulo Cassinerio, a quien se le vence el mandato el 10 de diciembre. Es el jefe de campaña de Hacemos por Córdoba en la Capital y un dirigente de confianza para el mandatario provincial.

Tanto que fue Cassinerio la única persona que acompañó a Schiaretti en la última reunión que tuvo a solas con Alberto Fernández, quien en ese momento ya se manejaba como virtual presidente. Fue el 15 de septiembre de 2019, en un hotel de la ciudad de Córdoba.

Temor por las represalias desde la Casa Rosada

El gobernador Juan Schiaretti subió su apuesta al mostrarse como un duro opositor al Gobierno nacional en el tramo final de la campaña para las elecciones legislativas del próximo domingo. Esta postura genera temores en algunos funcionarios y dirigentes peronistas, por eventuales represalias del Gobierno nacional.

“Marcar diferencias es una cosa, pero sobreactuar es otra. Estas críticas nos pueden costar caro en los próximos dos años. Encima, (Luis) Juez y (Rodrigo) De Loredo tienen una postura bastante inteligente, diciendo que hace 22 años que gobernamos y antes no nos quejamos tanto del centralismo porteño”, manifestó un schiarettista que no comulga con la postura tan crítica del gobernador con el Gobierno nacional.

Sin embargo, Schiaretti no cree que la Casa Rosada pueda generar algún problema a su gestión en los próximos dos años.

Cuando se le recuerda que en el segundo mandato de Cristina Fernández se congelaron los envíos para la Caja de Jubilaciones, el gobernador responde con firmeza.

“Antes no había una ley como la hay ahora. Además, si no cumplen les metemos un juicio. Las cautelares son rápidas y no dejan que el juicio se prolongue tres años, como ocurrió en 2012, cuando (José Manuel) De la Sota inició la demanda contra la Anses”, dice convencido el mandatario provincial.

Sin presencias nacionales para los cierres de Juntos por el Cambio

Serán cierres de campaña libres de figuras nacionales. Eso aseguran que acordaron los principales dirigentes de Juntos por el Cambio, para bajarle el telón a la fase proselitista. Confiados en un amplio triunfo, aun mayor que el logrado en las Paso, el criterio que se impuso es que no son necesarios nuevos “refuerzos”.

Si algo caracterizó a esta campaña fue la presencia de dirigentes nacionales, mayoritariamente porteños, que visitaron Córdoba. Patricia Bullrich vino dos veces, al igual que Horacio Rodríguez Larreta. Mauricio Macri, otro de los principales, también tuvo su recorrida por la provincia.

“Consideramos que no es necesario que vengan. Hay distritos en donde hay que reforzar; acá el triunfo está garantizado”, lanzaron desde el comando de campaña.

Otro argumento que se escuchó es que, como iba a ser difícil que las figuras coincidieran todas en un mismo día, lo mejor es desalentar los arribos, para evitar lecturas o enojos de quienes, por tener otros compromisos asumidos, no puedan viajar.

Juntos por el Cambio planea cerrar la campaña el jueves con un acto al aire libre en el Teatro Griego, en el Parque Sarmiento de la Capital. Antes, el martes, habrá un cierre por el interior, en Río Cuarto. Y el miércoles otro acto final en la ciudad de San Francisco, en el este provincial.

Dos miembros del Comupro, con señales hacia Schiaretti

“Creemos que Córdoba, con su modelo de gestión basado en el trabajo de equipo, ha logrado hoy que un habitante de la ciudad Capital tenga los mismos derechos y obligaciones que los de cualquier departamento del interior.

Esta es la razón por la que muchos de los intendentes del espacio Comupro (Comunas y Municipios de la Provincia) coinciden con las expresiones del gobernador Juan Schiaretti en su reclamo al gobierno central y apoyan la idea de impulsar al interior profundo, porque sostienen que este debe ser el tiempo de las provincias”.

La declaración es parte de un párrafo de un comunicado de prensa que firmaron el intendente de Salsipuedes, Marcelo Bustos, y su par de James Craik, Oscar Fasolis, ambos integrantes del Comupro, el foro de intendentes que conforman gobernantes del PRO y vecinalistas.

No es la primera vez que intendentes de este núcleo muestran afinidad con el gobierno provincial, del que reciben mejor trato que de la propia dirigencia de Juntos por el Cambio.

Lo que sí llamó la atención es que el mismo comunicado haya sido distribuido por algunos prenseros que trabajan para Hacemos por Córdoba, lo que demuestra la necesidad que tiene el oficialismo provincial de mostrar adhesiones en el tramo final de la campaña.

LA VOZ