IMPUESTOS: Inmobiliario Rural 2022: en Córdoba, el impuesto subirá hasta 61%

¡Compartir es demostrar interés!

El Gobierno de Córdoba elevó a la Legislatura provincial el proyecto de Presupuesto 2022 en el cual está contemplado la pauta tributaria para el año próximo.

En lo que respecta al Impuesto Inmobiliario Rural, la anualidad 2022 viene con aumentos máximos de entre 41% al 61%, en función del tamaño y la valuación de los establecimientos.

INMOBILIARIO RURAL EN CÓRDOBA

“Continúa la segmentación de campos en tres grupos de acuerdo a la valuación del inmueble y de su extensión”, precisa la letra del proyecto de Presupuesto.

Sobre un universo de 2021.219 inmuebles rurales en la provincia, la escala impositiva mantiene la segmentación en tres niveles: de una a 50 hectáreas, de 50 hectáras a 200 hectáreas; y más de 200 hectáreas.

Para el grupo 1, que es el más numeroso y concentra 116.170 inmuebles (58%) y representa el 8% de la base imponible total, el “aumento interanual promedio” que llega hasta 41%.

Para los del grupo 2, que comprende 59.281 propiedades (29% de los inmuebles) y explica el 32% de la base imponible, la suba impositiva prevé un aumento interanual máximo del 54%. Mientras que para los establecimientos del grupo 3, que representan sólo 13% de los campos, pero participan con el 60% de la base imponible total, el incremento interanual máximo será del 61%.

Según explicó la Provincia, para la actualización del impuesto sobre los inmuebles rurales se tiene en cuenta la evolución de la rentabilidad del sector agropecuario, considerándose a tal fin los precios de productos agropecuarios.

“El Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) en su capítulo Precios Agropecuarios, calculado por el Indec, arroja una variación interanual promedio del 56% en agosto de 2021 frente al mismo periodo de 2020″, justificó.

En base a lo anterior, la Provincia sostiene que se estableció como objetivo un aumento promedio del 57%.

La Contribución Especial para la Financiación de Obras y Servicios del Fideicomiso para el Desarrollo Agropecuario (FDA) que se recauda conjuntamente con el impuesto Inmobiliario Rural, se mantiene e instrumenta a partir de una alícuota del 0,275% sobre la valuación fiscal de la tierra de los campos, de forma indistinta según el grupo al que estos pertenezcan.

Su participación en el impuesto total emitido se mantiene en el 65%.

ADICIONAL

Como viene ocurriendo desde hace varios años, la Provincia prevé gravar a las personas humanas o jurídicas con al menos una de sus propiedades inmobiliarias y/o por la sumatoria de todas ellas, cuya sumatoria de base imponible supere los 54 millones de pesos y tengan una extensión de entre 50 y 200 hectáreas, con un adicional del impuesto. También alcanzará a aquellos establecimiento tengan una base imponible total que supere los 48 millones de pesos y una extensión total de más de 200 hectáreas.

“En ningún caso el adicional rural podrá superar el 10% de lo que se le factura por los impuestos de sus propiedades rurales consideradas conjuntamente, incluida la contribución especial para la financiación de obras y servicios del Fideicomiso para el Desarrollo Agropecuario (FDA)”, aclaró la Provincia.

LA VOZ