Ómicron: expertos sugieren tres medidas para enfrentar la crisis y aliviar los testeos

¡Compartir es demostrar interés!

Un grupo de investigadores del Conicet de Córdoba y de Buenos Aires proponen un combo de tres medidas para enfrentar la ola de casos de Covid-19 por la que atraviesa Córdoba. Y también una estrategia novedosa de testeos para aliviar los centros de hisopados.

Sugieren que el plan se implemente por 10 días hasta que finalicen las reuniones y eventos por el fin de año.

Observan que el mayor riesgo se da por las reuniones intergeneracionales que sucederán por Navidad y por Año Nuevo. “La mayor parte de los contagios se observan en personas jóvenes, pero las Fiestas reúnen a diferentes generaciones y pueden tener un enorme impacto”, señala Sol Minoldo, socióloga del Conicet y de la Universidad Nacional de Córdoba.

La estrategia es realizar un “control de daños”, ya que la cuarentena estricta (que sería la medida ideal) sería social y políticamente impracticable.

“Hay que minimizar lo más posible el impacto de Ómicron, en especial sobre la población con factores de riesgo. Lograr al menos un modesto impacto para reducir contagios puede hacer la diferencia entre colapsar o no el sistema sanitario”, señala Minoldo.

Otros expertos que avalan la estrategia son Rodrigo Quiroga y Malena Moiraghi de Conicet y la UNC. También varios investigadores de Buenos Aires que siguen de cerca la evolución de la pandemia: Guillermo Durán, Diego Garbervetsky, Roberto Etchenique, Andrea Pineda Rojas, Mario Lozano, Jorge Aliaga, Rodrigo Castro y Daniel Feierstein.

Las tres líneas de acción son:

MEDIDAS EXCEPCIONALES EN AFOROS Y TELETRABAJO

  • Suspender eventos masivos en lugares cerrados.
  • Reimplementar el aforo en eventos al aire libre.
  • Promover el trabajo remoto en todos los casos que el mismo sea viable.
  • Promover la telemedicina y su cobertura por obras sociales.
  • Habilitar la no presencialidad al trabajo de población exceptuada por factores de riesgo, aunque tenga su vacunación al día.

Algunas empresas ya están implementando el trabajo remoto, y la administración pública provincia y la Justicia de Córdoba también volvieron al teletrabajo.

Por el momento, desde el Gobierno de Córdoba y en la Municipalidad no anunciaron medidas de restricciones en los espectáculos públicos.

CAMPAÑA ACTIVA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA.

Los expertos recomiendan que la comunicación pública se enfoque en aspectos estratégicos como:

  • Qué situaciones de exposición requieren alarma.
  • Cómo proceder ante la duda de haberse contagiado (indicaciones de aislamiento sin requerir testeo, indicaciones para sus contactos y orientaciones para cuidar a sus convivientes).
  • Cómo reducir sus riesgos de contagio en diferentes interacciones sociales: priorizar los encuentros al aire libre, la ventilación, el distanciamiento, y el uso de barbijos con buen ajuste y buen material de filtrado.
  • Remarcar la gravedad de la situación en la cual la vacunación no garantiza que se evite el contagio por Ómicron.

MODIFICAR LA ESTRATEGIA DE TESTEO

La estrategia de testeo es la propuesta más sorprendente y puede resultar polémica. Los expertos recomiendan que las personas que sospechan haber contraído Covid-19 no se testeen, sino que se consideren directamente como caso positivo.

“Ahora el testeo se debería centrar en personas que no tienen razones de peso para testearse. Por ejemplo, personas que quieren tomar precauciones antes de asistir a una reunión o testearse luego de haber asistido a un evento de alta concurrencia, incluso sin tener información de contagios confirmados en el mismo”, explica Minoldo.

Y agrega: “De esta manera, evitamos que las personas con altas chances de estar infectados suspendan el aislamiento ante un resultado negativo del test de antígeno, que en muchos casos puede ser un falso negativo. Y también liberamos capacidad de testeo para identificar casos que de otra manera no detectaríamos ni se aislarían”.

Los protocolos de la provincia indican que ahora las personas que deben testearse son:

  • Casos sospechosos por tener síntomas.
  • Contactos estrechos, con y sin síntomas, de un caso positivo.

La estrategia propuesta por los expertos sugiere que estos dos grupos no se testeen y se consideren directamente como positivo por dos motivos:

  • Ahorrar hisopados y utilizarlos para “pescar” otros casos que a priori no podrían estar infectados. Encontrar esos positivos “invisibles” ayudaría a cortar cadenas de contagios que ahora no se están detectando por el colapso del sistema de testeos.
  • Reducir las interrupciones de los aislamientos. Muchos contactos estrechos se hisopan a la espera de un resultado negativo para suspender el aislamiento, cuando en realidad deberían hacerlo igual por 12 días. Al considerar a todos los contactos estrechos como positivo, se podría minimizar esta práctica.

La duda es si las personas aceptarán considerarse como positivo de Covid-19 sin tener el test que lo avale.

LA VOZ