Por qué se están detectando más casos de reinfecciones de coronavirus

¡Compartir es demostrar interés!

Con la irrupción de la variante Ómicron, surgió un fenómeno que no fue tan común en las olas anteriores: personas que se reinfectan con coronavirus.

Ocurre en Córdoba, pero también en otras partes del mundo. Neil Ferguson, epidemiólogo del Imperial College de Londres, estimó que entre un 10 al 15 por ciento de los casos por Ómicron de Reino Unido son personas que ya se habían infectado antes con otras variantes.

En España, desde el comienzo de la pandemia hasta el 22 de diciembre pasado se habían reportado 17 mil reinfecciones. En los 14 días siguientes la cifra creció hasta 38 mil, según un informe del Instituto de Salud Carlos III.

Miguel Díaz, infectólogo director del Hospital Rawson, asegura que por el momento las tasas de reinfección son muy bajas. “Pero la llegada Ómicron hizo acortar los tiempos de reinfección y comienzan a verse más casos”, agrega.

En tanto, Juan Pablo Caeiro, jefe de infectología del Hospital Privado, asegura: “Estamos viendo más casos de reinfección que antes, pero tampoco muchos. Algunos parecen reinfectarse en un corto tiempo. Todavía no sabemos por qué ocurre, pero mi impresión es que son contagios por Delta y luego Ómicron, o al revés”.

QUIÉNES PUEDEN REINFECTARSE

Las personas con más chances de reinfectarse son quienes desarrollan una respuesta inmunológica menos completa, tras el primer contagio y luego de las vacunas. Esto ocurre en el caso de los adultos mayores y pacientes inmunocomprometidos.

Algunos vacunados con Sinopharm también pueden generar un inmunidad incompleta, por eso se decidió aplicar una dosis adicional.

POR QUÉ OCURREN LAS REINFECCIONES

El principal motivo de que ahora haya un aumento de reinfecciones es la presencia de la variante Ómicron, la cual tiene varias mutaciones muy diferentes a las anteriores versiones del coronavirus.

El sistema inmunológico generó defensas con la primera infección, pero esa respuesta no reconoce la presencia de la nueva variante. Lo mismo ocurre con las vacunas, las cuales fueron diseñadas a partir del virus original detectado en China.

Pero, además, cada individuo reacciona diferente a la infección y genera una respuesta inmunológica particular. Puede haber personas que nunca se reinfecten y otras que lo hagan con cierta frecuencia.

Otro punto: las vacunas pueden reducir el riesgo de reinfección, pero la inmunidad que dan se va perdiendo con el tiempo. Mientras más días hayan pasado desde la aplicación de la última dosis, más chances habrá de que la persona vuelva a contagiarse.

REINFECCIÓN O INFECCIÓN PERSISTENTE

Este martes se conoció el caso de un joven cordobés que se habría infectado dos veces con 25 días de diferencia.

En declaraciones a El Doce dijo que el primer positivo fue el 22 de diciembre con un cuadro “casi asintomático”. El 31 de diciembre dio negativo a un test de PCR. Y el 16 de enero volvió a dar positivo en un test de antígeno.

Las reinfecciones con menos de 90 días desde el primer contagio son muy raras, porque el primer contagio debería debería generar una inmunidad plena al menos por ese tiempo.

Pero, en este contexto de alta circulación, la hipótesis más probable es que se haya contagiado con diferentes variantes.

La otra alternativa es que se trate de una infección persistente: la persona se infecta, tiene síntomas y luego le dan el alta. Pero pocos días después, vuelve a tener manifestaciones clínicas y a dar positivo.

“El virus queda en el organismo y por alguna razón vuelve a activarse. Se da en otros virus como varicela zóster. Ocurre con más frecuencia en pacientes inmunodeprimidos”, explica Díaz.

El médico aclara que cada caso debe analizarse en un contexto clínico y requiere diferentes estudios: genotipado para saber qué variante es, cultivos celulares para saber si el virus que se detecta es infectivo y hasta una secuenciación del genoma de cada muestra para poder determinar si realmente fueron dos especímenes diferentes.

CÓMO SE PREVIENE

Por lo general las reinfecciones o las infecciones persistentes generan cuadros más leves porque el organismo formó una respuesta inmunológica.

“Entran en juego diferentes variables. Si la persona está inmunodeprimida, no está vacunada y/o tiene enfermedades de base como diabetes y obesidad, el cuadro por reinfección puede agravarse”, explica Díaz.

La vacunación puede ayudar a evitar una reinfección. Un estudio realizado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) antes de la aparición de la variante Ómicron, determinó que las personas no inmunizadas tenían 2,3 veces más riesgo de reinfectarse.

Aunque las personas vacunadas tendrían más chances de reinfectarse con la llegada de Ómicron, las inyecciones son claves para que el recontagio no termine en un cuadro grave o severo.

Cuándo pueden aplicarse la tercera dosis tras el alta por Covid-19

La única vía farmacológica para evitar reinfecciones sería disponer de vacunas esterilizantes, es decir, que eviten la infección. Pero las fórmulas actuales no tienen esa capacidad.

Mientras tanto, las personas que ya tuvieron Covid-19 deben seguir cuidándose con las medidas no farmacológicas ya conocidas como el uso de barbijo de calidad y buen ajuste, distanciamiento social y ventilación, además de aplicarse el refuerzo si no se lo colocaron.

“La gente que tuvo Covid-19 se confía de que ya no puede volver a contagiarse y deja de cuidarse. Pero debe seguir haciéndolo. Y más en un contacto epidemiológico como el actual”, explica Díaz.

Y agrega: “Hay una alta circulación de Ómicron que puede reinfectar a pacientes de olas anteriores, pero también circula algo de Delta que podría contagiar a los que hace poco se infectaron con Ómicron”.

LA VOZ