Benso declaró como testigo y apuntó contra Viaut

¡Compartir es demostrar interés!

Luis María Viaut y Domingo Benso volvieron a verse las caras. Tal como estaba previsto, el representante del Grupo Cooperativo Devoto prestó declaración este miércoles en calidad de testigo propuesto por la querella y revalidó lo dicho el lunes por el denunciante y querellante Pablo González, otro cooperativista, cuya denuncia en 2020 originó la investigación del supuesto accionar delictivo de los funcionarios judiciales y sus cómplices que destapó una olla de presunta corrupción judicial.

 

Benso narró que mientras estuvo detenido por una causa de facturas apócrifas que investigó el propio Viaut, le pidieron a su familia 150.000 «verdes» (dólares) para ser excarcelado inmediatamente. Si bien no dijo explícitamente de dónde provenía la extorsión, apuntó al fiscal procesado.

Benso aseguró que le exigió a los suyos que no pagaran ningún soborno. «Las coimas las pagan los culpables, no los inocentes. No se puede pagar una coima para limpiar algo que no está sucio», dijo y agregó que a él lo habían detenido durante 35 días «injustamente».

Recodemos que tras su liberación, el entonces juez federal de San Francisco dictó falta de mérito y desvinculó a Benso de la investigación.

El testigo cuestionó duramente el accionar de Viaut en la investigación que culminó con un megaoperativo conjunto llevado delante por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), el Ministerio Público Fiscal y la Justicia Federal de Córdoba.

Benso consideró que en agosto de 2020 Viaut había ordenado su detención después que González lo denunciara, «me detuvo para cubrirse él».

«La fiscalía se portó muy mal conmigo; hubo gente que me contó que le mostraban un expediente con mi nombre y decían que estaban buscando causa para meterme preso; dos o tres meses antes, como a González que le mostraban una carátula con mi nombre, el de mi hijo y otros, entonces estaban inventando cosas como las que después inventaron para llevarme preso».

Benso contó que se enteró del supuesto pedido de coima través de un llamado de su esposa cuando él estaba en la cárcel, una semana después que le negaran un pedido de excarcelación en medio de la pandemia de Covid-19. «‘Están pidiendo plata, y mucha (…), creo que 150.000 verdes, me dijo ella, a lo que respondí que no pagaran nada porque yo no tenía nada que ver con el delito del que se me acusaba», relató Benso. Luego llamó a uno de sus hijos y le hizo el mismo pedido, que no accediera al pago de ninguna suma de dinero.

Siguiendo con la procedencia de la extorsión, ante la insistencia de la querella y del representante del Ministerio Público Fiscal, señaló: «No tengo seguridad, mi esposa no tenía ni idea y a mi hijo me da la sensación que se lo trasladó mi abogado (Guillermo Biazzi), que poniendo dinero se salía, eso me dijo mi hijo. No tengo ninguna seguridad, pero era muy sospechoso que no viniera de la fiscalía».

Benso recordó además el momento en que en un encuentro en Buenos Aires le agradeció a González por su «valentía de hacer la denuncia que había que hacer».

Cuando el fiscal Carlos Gonella le consultó por qué no denunció esto antes, Benso expresó que no quería «desviar la atención» y solo le importaba demostrar su inocencia.

Gonella le preguntó a Benso si le interesaba que se abriera una investigación judicial a partir de su declaración, a lo que él respondió con un NO tajante. En tanto, su revelación podría motivar ahora la apertura de otra investigación, de oficio, paralela en la Justicia Federal con Viaut como implicado, lo que complicaría todavía más su situación.

LA VOZ DE SAN JUSTO