A la escasez de autos 0km se le suman los sobreprecios en las concesionarias

¡Compartir es demostrar interés!

En Argentina si usted mañana quiere comprar un 0km, uno de los puntos que debe analizar es qué tiempo de demora tiene la entrega de la unidad,desde hace muchos meses y principalmente por las restricciones a las importaciones, hay escasez de oferta. Esa situación, además genera otro problema que están teniendo los interesados en adquirir una unidad nueva y son los sobreprecios. Al haber una demanda más que importante y al no haber tanto stock disponible, las concesionarias establecen precios que están muy por encima de los que informan las terminales automotrices.

 

Si se toma como primera referencia lo que ocurría los primeros meses de 2020, de ese tiempo hasta hoy las cosas cambiaron abruptamente, principalmente por las restricciones de ingreso de unidades provenientes del exterior. Eso llevó a que exista una distorsión de precios, en donde los titulares de concesionarias y también especialistas en la materia, afirman que hoy en día el valor de una unidad se establece prácticamente en lo que los usuarios estén dispuestos a pagar.

 

Si se analiza la forma de compra de los autos cero kilómetro, se puede visualizar que de cada 10 operaciones que se realizan, el 60% se abona en efectivo, cancelando el 100% del valor del vehículo. Del restante 40%, más del 50% de las unidades se adquieren mediante plan de ahorro           , toda vez que es una forma de tener un auto nuevo para quienes no están “apurados” en tenerlo y tampoco están dispuestos a pagar los sobreprecios que las concesionarias establecen. El plan claro también tiene muchas críticas, principalmente porque las cuotas se van actualizando según cómo aumenta el valor de la unidad nueva, tema del cual vamos a hacer mención en el siguiente párrafo.

 

Otro tema, además de la escasez de vehículos y el sobreprecio sobre éstos que colocan las concesionarias (en comparación con los precios de lista de las terminales), es que hay un incremento realmente alto de los costos. Por ejemplo, en promedio se puede ver que el aumento mensual del precio de una unidad nueva es del 4%, y en términos interanuales alcanzó en el mes de abril una suba de casi el 70%, un porcentaje que está por encima de lo que marca la inflación.

 

En resumidas cuentas, se puede destacar que el problema a la vista es que hay pocos vehículos nuevos disponibles, y los que están, son mucho más costosos que lo que deberían valer. Ahora bien, también destacan expertos en la materia que no se debe olvidar que en Argentina hay ciertos problemas que son estructurales en esta industria, como el caso de que la carga impositiva sobre un automóvil nuevo es del 54%.

 

Para finalizar, hacer mención a que desde las automotrices esperan que se vaya solucionando progresivamente en los próximos meses la limitación de importaciones: esto conlleva a que haya menos autos disponibles en el país (debido a que no pueden ingresar). Y los dólares que las automotrices muchas veces tienen para ingresarlos -a los autos-, prefieren destinarlos a importar piezas para la fabricación de nuevas unidades que finalmente pueden exportar.