Desde el Litoral, las lluvias se trasladan al centro de la región agrícola

Las lluvias de los últimos días en el centro y sur de Santa Fe, norte de Buenos Aires y sudeste de Córdoba dejan su marca en la soja.

 

El último miércoles se registró el paso de un nuevo frente de tormenta que cubrió gran parte del centro de la región agrícola. Según el Panorama Agrícola Semanal (PAS), que elabora la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el fenómeno meteorológico aportó abundante humedad y sumó pérdidas de lotes por excesos hídricos en el cultivo de soja.

“En paralelo, una ventana de buen tiempo permitió retomar las labores de siembra en regiones menos comprometidas en zonas del NEA y centro-norte de Santa Fe. Bajo este escenario, mantenemos nuestra proyección de siembra en 17,7 millones de hectáreas”, precisa el informe.

No obstante, la Bolsa de Cereales aclara que durante los próximos días se definirán las pérdidas de área por inundaciones que están comprometiendo el potencial de producción de la oleaginosa.

“Se relevaron abundantes precipitaciones sobre el este de Córdoba, centro y sur de Santa Fe, Entre Ríos, norte de Buenos Aires y sectores puntuales del norte de La Pampa, lo que dejó a su paso inundaciones y pérdidas de área en relieves bajos”, precisa el informe del Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa.

Maíz. Continuaron las siembras de del cereal con destino grano comercial en el norte del país, luego de las demoras relevadas las semanas previas.

Aún se registran lotes anegados en sectores de las provincias de Santiago del Estero, Chaco, Santa Fe y Corrientes, para los que se espera la mejora en las condiciones del piso para ingresar con las sembradoras. En cuanto a los lotes tempranos se mantienen un muy buen estado y excelentes potenciales de producción.

“En particular, sobre los núcleos tanto norte como sur, los potenciales de rinde se encuentran por sobre el promedio de las últimas campañas”, observa el PAS.

Girasol. Lentamente se retomó la cosecha de girasol en el norte del país. La ausencia de lluvias y las elevadas temperaturas permitieron ingresar con las máquinas en zonas menos golpeadas por excesos hídricos del NEA y del centro-norte de Santa Fe.

“A medida que se retoma la recolección del cultivo, el rinde medio continúa descendiendo debido al impacto negativo del clima húmedo durante la ventana de cosecha.

En contraposición, la buena condición de los lotes en los núcleos girasoleros del sur de la provincia de Buenos Aires permiten sostener la proyección de producción en 3,9 millones de toneladas para la actual campaña”, precisa el reporte semanal.

(Visited 51 times, 51 visits today)