Viajó de Morteros a Río Cuarto en una Zanella para ver el debut de su hijo en la Primera Nacional

Cmo decía esa canción de Vicentico, “el amor de un padre a un hijo no se puede comparar”. Sí, es mucho más que todo.

Lo puede contar en primera persona Alcides Benavídez, que este jueves se subió a una moto en Morteros y viajó hasta la ciudad de Río Cuarto por cinco horas y media con un solo fin: ver a su hijo Gastón, que este viernes jugará el partido más importante de su vida: debutará en la Primera Nacional, con la camiseta de Estudiantes de Río Cuarto, ante Temperley, por la primera fecha de la Zona A del certamen.

Alcides recorrió unos 374 kilómetros, que es la distancia que une a ambas ciudades, viajando por la Ruta Nacional 158.

Gastón Benavídez es el “4” de Estudiantes de Río Cuarto y, con 23 años, uno de los jugadores con mayor proyección del León.

 

Gastón Benavídez es un lateral de 23 años, con gran proyección. (Instagram @gastonbenavidez95)

Gastón Benavídez es un lateral de 23 años, con gran proyección. (Instagram @gastonbenavidez95)

Hizo todas sus inferiores en Tiro Federal de Morteros y Estudiantes lo descubrió en un cruce por semifinales del Torneo Federal B. Claro, se lo llevaron.

Benavídez formó parte del equipo que logró dos ascensos para subir a la Primera Nacional.

Y será titular ante Temperley, en un plantel que mantiene la base y sigue siendo conducido por Marcelo Vázquez.

 

“Yo no pude ser jugador profesional, así que está cumpliendo mi sueño… Uno revive muchas cosas. Estoy muy feliz”, contó Alcides, de 50 años, uno de esos personajes distintos y diferentes: aún despunta el vicio de jugar al fútbol, como lateral derecho, en el súper senior de la Liga de Morteros.

“Nosotros somos acá de Morteros. Mis cuatro hijos nacieron en esta localidad. Gastón llegaba del colegio y era todo el día la pelota contra la pared. Dale que va. Yo también soy lateral derecho, pero Gastón me pasó el plumero. Es bueno. Fue creciendo mucho, fue madurando. Uno es fanático de él. Un lateral derecho como él no hay dando vuelta. Hace diferencia en el mano a mano, tiene buena marca, buen salto, es tiempista. Vos pagás la entrada para ir a ver un lateral que juega al fútbol”, elogia a su hijo, que ha sido seguido por varios equipos de la Primera Nacional y la Superliga.

 

En la moto, Alcides lleva la imagen de su hijo Gastón.

“Lo veo bien a Estudiantes. Los chicos hace tres años que vienen jugando juntos, se conocen muy bien. A la mayoría siempre les dio para jugar en una categoría más arriba. Ojalá puedan andar bien y seguir creciendo”, cierra Alcides, que viajó en moto desde Morteros a Río Cuarto para estar presente en una noche donde nadie querrá faltar: Estudiantes debuta en la Primera Nacional.

Y con la camiseta número “4” estará Gastón Benavídez, el hijo de Alcides, de Morteros. El “loco” de la moto.

La Voz del Interior

(Visited 155 times, 155 visits today)