El Gobierno recibió a la Mesa de Enlace y logró ganar tiempo con las retenciones

Gobierno nacional y los representantes de los productores rurales reunidos en la Mesa de Enlace firmaron ayer una implícita tregua para atravesar con la mayor tranquilidad posible las fiestas de fin de año al dilatar cualquier definición sobre la suba de retenciones.

Los dirigentes agropecuarios le pidieron a Alberto Fernández no sólo que no avanzara con el aumento de tres puntos porcentuales en las retenciones, sino que también trazara un cronograma hacia la eliminación definitiva de los derechos de exportación a los granos. El mandatario, por su parte, se comprometió a analizar el pedido y adelantó que tiene, “antes que nada”, la responsabilidad de poner en caja la macroeconomía.

“(El Presidente) hará un análisis detallado. No se comprometió a la quita del tres por ciento adicional, pero sí al análisis. Es complejo”, dijo el ministro de Agricultura, Luis Basterra, en la conferencia que brindó junto con los dirigentes rurales en la Casa Rosada.

Enlace. Los representantes de SRA, Coninagro, FFAA y la Federación Agraria llegaron juntos a la Casa Rosada. (Clarín)

Enlace. Los representantes de SRA, Coninagro, FFAA y la Federación Agraria llegaron juntos a la Casa Rosada. (Clarín)

La reunión demandó más de una hora y media, y además del presidente Fernández y el ministro Basterra, participaron otros funcionarios nacionales del área, como el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Por la Mesa de Enlace, estuvo su formación titular: Daniel Pelegrina (Sociedad Rural), Carlos Achetoni (Federación Agraria), Carlos Iannizzotto (Coninagro) y Jorge Chemes (Confederaciones Rurales).

Achetoni, en la conferencia de prensa, precisó que le solicitaron al Presidente que no se aplicara el incremento al 33 por ciento a la soja que permite la ley de emergencia económica y que dejara en un 12 por ciento el resto de los granos.

Algo similar dijo Pelegrina, a quien no le gustó que el ministro Basterra diera entender que la dirigencia rural estaba de acuerdo con los 30 puntos de retenciones actuales. “Una pequeña diferencia de semántica, ministro: nosotros no convalidamos ningún 30 por ciento de retenciones”, le dijo y agregó: “Criticamos esa medida (impuesta Mauricio Macri)”.

Según explicó Pelegrina, Fernández sí se comprometió a analizar el incremento del tres por ciento propuesto en la nueva ley. “La solicitud es avanzar en un cronograma de fin de las retenciones, y al Presidente le parece que no es un impuesto que sirva, pero fue claro en la necesidad fiscal en estos momentos (de terminar con las retenciones). La propuesta de la Mesa de Enlace es la misma: este mal impuesto debe ser eliminado”, ratificó.

 

Presidente

En ese sentido, Basterra aclaró que el Presidente, “con absoluta responsabilidad, dijo que las retenciones tienen que ir disminuyendo”.

“Las retenciones no son un instrumento deseable para el funcionamiento de una economía, pero la responsabilidad que le cabe hace que tenga que ser analizado en mucho detalle el pedido que han hecho las entidades”, explicó el ministro sobre Fernández.

 

A su turno, Iannizzotto expresó, con voz grave, que habían planteado un plan de crecimiento para el sector agroindustrial. “Aquí la base es cómo crecemos para que luego el sistema tributario sea equitativo y para que las retenciones, definitivamente, no existan”, afirmó.

El titular de Coninagro, no obstante, pareció mostrar su conformidad con la disposición de “trabajar juntos para que la Argentina tenga un plan agroalimentario, agroindustrial, que lleve innovación y tecnología a nuestras economías regionales”.

Banco

Además de la pulseada por las retenciones, se conversó sobre el tratamiento del Banco Nación con las deudas de los productores, las líneas de crédito, y cuáles serán los instrumentos para el agregado de valor.

Jorge Chemes dijo que tenía una “sensación positiva” sobre el encuentro, pero a la vez que no podía hablar sobre “el ánimo de productores”.

Desde la Sociedad Rural dicen que el incremento de tres puntos significan unos 800 millones de dólares extras que aportaría el campo. Pero desde el Gobierno replican que es “muchísimo menos” (entre 150 y 200 millones de pesos).

La dirigencia rural teme que la suspensión del Pacto Fiscal implique más aumentos de contribuciones en sus distritos, ya que se dejará de lado la progresiva baja, acordada con Macri, del impuesto a los Ingresos Brutos.

Pelegrina: Diferente a la 125

Terminada la conferencia, en una charla con periodistas, el titular de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, dijo no creía que se estuviera en la antesala de una situación similar al conflicto por la 125: “Aunque es fuerte el enojo, no sé si esto es similar. El Gobierno recién arranca”. Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que sectores del campo impulsen un lock out patronal, respondió: “No, por ahora me parece que no”.

La Voz