Con jurados populares, juzgan a un joven por alevoso crimen en Seeber

Ayer comenzó a ser juzgado el presunto autor de un homicidio cometido en la madrugada del 23 de septiembre de 2016, en la localidad de Seeber. Luis Ángel Paganini (26) está imputado como supuesto autor de “violación de domicilio, lesiones leves calificadas y homicidio calificado por alevosía” en perjuicio de César David Saavedra (25).

Tres jueces técnicos: Marcelo Requena, Mario Comes y Guillermo Rabino, todos vocales de la Cámara Criminal y Correccional, junto a doce jurados populares -diez titulares y dos suplentes- son los encargados de juzgar la conducta del imputado. Paganini es defendido por el asesor letrado Alejandro Fauro, en tanto que la familia de la víctima es representada como querellante particular por el abogado penalista Mario Ruiz. La acusación, en tanto, es sostenida por el fiscal de instrucción de Morteros, Alejandro Acuña, quien subroga al fiscal de cámara.

En la primera jornada del último juicio por jurados populares del año, prestaron declaración ocho testigos, entre ellos la joven que se encontraba junto a la víctima al momento del ataque. También lo hicieron los padres, la hermana, el cuñado, una vecina, el policía que estuvo en el lugar y la enfermera que asistió al herido luego del ataque. La audiencia se extendió hasta cerca de las 15.

Luego de la presentación del caso a los jurados populares por parte del fiscal y del asesor letrado, se leyó la acusación que pesa contra el joven oriundo de Colonia Vignaud. Posteriormente el presidente del tribunal, Claudio Requena, preguntó al imputado acerca de sus datos personales y si iba a prestar declaración. Éste, luego de consultar con su defensor, respondió afirmativamente y también se prestó a responder preguntas.

El joven reconoció su autoría en el hecho, contó cómo había conocido a Melina Dalila Campos, con quien estuvo en pareja hasta que ésta retornó al lado de César Saavedra -con quien tenía una hija-. Con voz serena y mirando fijamente al fiscal, Paganini dijo que lo ocurrido obedeció a un ataque de “bronca” y que no quiso matarlo. Agregó que se retiró del lugar en su moto rumbo a Colonia Vignaud y que desconocía lo que había sucedido después: “Llegué, me acosté a dormir, al otro día me fui a trabajar, reconozco estaba nervioso porque no sabía cómo había terminado todo, después me detuvieron y me trajeron detenido”, señaló.

Paganini dijo entre otras cosas que Melina Campos, a pesar de haber reiniciado su relación con César Saavedra, se continuaba viendo con él e incluso él frecuentaba la casa en Seeber, así no estuviera la víctima. “Me he quedado a dormir estando él. Ella y yo dormíamos en un colchón que tirábamos en el suelo, en la pieza de al lado”.

El acusado reconoció que el día previo al homicidio estuvo intercambiando mensajes con Melina Campos y que ella le había dicho que esa noche no fuera a la casa, a lo cual hizo caso omiso. En su extenso relato contó que ingresó a la vivienda y “los vi a los dos dormidos, tomé una de las estacas y le pegué varias veces en la cabeza, ella se levantó e intentó salir, la tomé, no me acuerdo si de un brazo o los cabellos, la introduje de nuevo en la casa y le pegué también, allí es que salí y me fui sin enterarme qué había ocurrido después.

Tras la declaración del imputado y a solicitud del querellante, Mario Ruiz, se leyó la conclusión de la autopsia realizada al cuerpo de la víctima luego de su deceso en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Pasteur de la ciudad de Villa María. Allí los médicos determinaron que “la víctima presentaba dos lesiones producto de un golpe con elemento contundente que provocaron una hemorragia cerebral y un traumatismo cráneo encefálico, causa del deceso de la víctima”. 

Testimonios

El primer testigo fue precisamente Melina Dalila Campos, quien hoy reside junto a su padre y su pequeña hija en la ciudad de Morteros. La joven entró en varias contradicciones al momento de dar su versión de los hechos, lo cual fue remarcado por el defensor, especialmente al momento de hablar de las llamadas telefónicas y los mensajes a través del whatsapp.

El asesor letrado le hizo ver que había unas 200 hojas de transcripciones de mensajes y llamadas.

En su testimonio, la joven hizo referencia a un hecho de violencia que sufrió por parte de Paganini cuando residían en la zona de Colonia Bicha, en la provincia de Santa Fe y narró que como corolario de la discusión el joven la tomó del cuello, allí ella tomó la decisión de separarse.

Posteriormente prestaron testimonio los padres de la víctima, Cecilia Vega y César Sarmiento. El policía que estaba a cargo del destacamento de Seeber, cabo 1º Ángel Gastón Tosolini, la enfermera que asistió a Saavedra, Carolina Vercelli, la vecina Marina Naretto, la hermana de la víctima, Lorena Paola Saavedra y su esposo Diego Izaguirre. Estos testigos fueron incorporados al final de la primera jornada.

Está previsto el reinicio de la audiencia hoy a partir de las 9 y se especula que podrían declarar otros ocho testigos, de este modo se completaría la lista de 16 testigos citados.

 

La Voz de San Justo