Este miércoles se conocerá la sentencia al sindicado jefe narco, Héctor Gallardo

Este miércoles 27 de diciembre se dictará sentencia en el juicio contra Héctor Argentino Gallardo, “el Patrón del narco”, un hombre sindicado como el cabecilla de una organización internacional de narcotráfico que tenía “sede” Frontera (Santa Fe).

Gallardo fue arrestado hace cuatro años en Orán, Salta, luego de unas escuchas telefónicas donde presumiblemente ordenaba a uno de sus “sicarios” que asesinara a uno de sus laderos.

Esos audios fueron suficientes para que el juez federal Ricardo Bustos Fierro diera la orden para que 500 gendarmes detuvieran a Gallardo y a otras nueve personas, aunque sólo cuatro empezaron a ser juzgadas en el Tribunal Oral Federal 1 semanas atrás.

El “Patrón”, como se lo conoce entre San Francisco y Frontera, enfrenta la acusación por“organización y financiamiento del transporte y comercialización de estupefacientes”, “tenencia” y “homicidio agravado en grado de tentativa”. Este último cargo es a causa de esas escuchas donde supuestamente Gallardo ordenaba el crimen de Raúl Reynoso, uno de sus hombres más cercanos en la organización, tras haberle perdido confianza.

En sus alegatos, el fiscal Maximiliano Hairabedian pidió 17 años de prisión para Gallardo. La defensa, por su parte, insiste desde un primer momento en que la investigación tiene irregularidades, y en base a eso solicitó nulidades y pidió la absolución del principal acusado.

Red de escala masiva. Gallardo fue arrestado en Salta a fines de diciembre de 2013. Según se desprende de los expedientes judiciales, lideraba una banda integrada además por paraguayos, colombianos y bolivianos que traficaba estupefacientes por distintos países del cono sur, y que operaba con una logística con celulares, automóviles, comercios, propiedades y campos producto del lavado de dinero de las ganancias.

Tiempo atrás, en diálogo con Día a Día, Gallardo negó las acusaciones en su contra, dijo ser un simple“comisionista” y un hombre de negocios, e incluso ejemplificó, para demostrar su supuesta humildad económica, que sus hijos se alimentaban en el comedor de la escuela.

Junto con él son juzgados Cristian Vera (el presunto sicario), Pedro Ibazeta y Aurora Elvira Peña. El resto de los acusados pidió la suspensión del juicio a prueba (probation).

Fuente: Día a Día