Decomisan más de 140 kilos de carne en ruta 158

¡Compartir es demostrar interés!

Un total de 141 kilogramos de carne vacuna y de cerdo que eran trasladados de manera precaria en un vehículo utilitario fueron decomisados en la noche de este miércoles, en un operativo realizado de manera conjunta entre Policía Caminera e inspectores de la Dirección Municipal de Bromatología.

Cerca de las 20, los uniformados realizaban un procedimiento de rutina cuando a metros del puente de la autovía 19, sobre la ruta nacional 158, interceptaron la marcha de la camioneta que trasladaba los productos cárnicos aunque sin autorización, no contando con las correspondientes medidas de salubridad y documentación.

Los inspectores de Bromatología procedieron a secuestrar la mercadería, entre ella diferentes tipo de cortes vacunos y de cerdo, milanesas, salames secos y parrilleros además de varios maples de huevos color blanco.

El utilitario en el que se transportaba la mercadería era una Renault Express de color azul, dominio BMI 288, conducido por un comerciante de nuestra ciudad, quien indicó que la mercadería que transportaba tenía como destino la ciudad de Arroyito.

Decomisada

La carne fue inmediatamente decomisada procediéndose su traslado a las cámaras que posee la Dirección de Bromatología en el Corralón Municipal, en donde quedó depositada.

Sobre el procedimiento, Silvia Rufino, titular del área de Bromatología, informó a LA VOZ DE SAN JUSTO que el vehículo “no contaba con autorización para transportar alimentos” y que su conductor “no poseía el carnet sanitario” para el traslado de este tipo de productos. Además informó que se comprobó que la camioneta no contaba con equipo de refrigeración para los productos y que tampoco contaba con documentación que avalaba el lugar en donde se había adquirido el producto.

“No era en absoluto el vehículo apto para el transporte de alimentos ya que había una importante falta de higiene y a eso hay que sumarle la falta de refrigeración”, sentenció Rufino.

Según se conoció, tiempo atrás a esta misma persona inspectores de Bromatología le habían secuestrado unos mil kilogramos de carne vacuna, la cual no contaba con la autorización para su comercialización.

Fuente: La Voz de San Justo