Municipio firmó ‘Convenio de contribución al desarrollo territorial’ con la U.N.RAF.

¡Compartir es demostrar interés!

La firma de Convenio se efectuó con la Universidad Nacional de Rafaela, en la mañana de jueves en la sala Jose Serafin Pagani del Municipio.

Se trata de un Convenio de contribución al desarrollo territorial, entre el Municipio y la Universidad Nacional de Rafaela.

En la mañana del jueves, el intendente municipal Dr. Gustavo Tevez firmó un convenio de colaboración con autoridades de la Universidad Nacional de Rafaela.

Acompañaron la firma la vicepresidente del Concejo Deliberante Analía Frola junto al concejal Mauricio Actis y los secretarios de Educación y Relaciones Institucionales Natalia Bosio y de Coordinación y Gestión Municipal Matías Bustos.

Por parte de la Universidad Nacional de Rafaela estuvo presente el secretario General de la entidad Lic. Mauricio Caussi acompañado de la directora de Área Jeniffer Paira.

El intendente municipal Gustavo Tevez destacó que esta firma tiene como objetivo desarrollar y profundizar la relación de colaboración mutua y asistencia técnica en aquellas actividades que hagan al mejor cumplimiento de los fines de las partes.

“Hace especial hincapié en aquellas actividades que tiendan al desarrollo en materia de innovación tecnológica y agregado de valor de los sectores productivos de la Región”, añadió el mandatario municipal.

En este sentido, las partes se comprometen a brindar apoyo mediante asesoramiento y transferencia de información científica y técnica que dispusieran. Asimismo a integrar comisiones de trabajo para realizar estudios de interés común (investigaciones).

“Se diseñarán y evaluarán programas de formación, capacitación y cooperación en todos aquellos temas que se consideren pertinentes. Vamos a prestar colaboración en los planes de trabajo de diversa índole que se propongan”, agregó por su parte Caussi.

Del mismo modo remarcó que se realizan actividades de interés cuya finalidad sean de bien público destinadas a solventar problemáticas propias de cada una de ellas.

El proyecto tendrá una duración de dos años a partir de su firma. Las tareas que se llevarán a cabo serán definidas a través de protocolos específicos, condicionados al cumplimiento de la normativa que regula la actividad.