Cómo es la “ambulancia del último deseo” que funciona en Australia

¡Compartir es demostrar interés!

Inspirados por el equipo de una ambulancia que llevó a una enferma terminal a ver el mar de Hervey Bay en su camino al hospital, un estado de Australia destina uno de estos vehículos de atención sanitaria a ayudar a estos pacientes a cumplir sus últimos deseos.

A finales de 2017, un equipo de paramédicos del estado de Queensland se desvió de su camino para que una paciente que vivía sus últimas horas pudiera ver el mar.

A finales de 2017, un equipo de paramédicos del estado de Queensland se desvió de su camino para que una paciente que vivía sus últimas horas pudiera ver el mar.

El gesto inspirador fue a finales de 2017, cuando Graeme Cooper y Danielle Kellan, un equipo de paramédicos del estado de Queensland se desvió de su camino en la ambulancia para que una paciente que vivía sus últimas horas pudiera ver el mar. Ella había mencionado su amor por nadar en ese viaje que la llevaba hacia un tratamiento para apaciguar sus dolores. 

La escena, conmovedora, quedó inmortalizada en una foto en la que se ve a Cooper junto a la camilla y el mar de fondo en la bahía de Hervey, en la costa noreste de Australia. Ese momento íntimo se volvió viral y luego se supo que Cooper también usó una bolsa para juntar agua de esa bahía y se la acercó a la nariz de la paciente. «Ella en el viaje nos dijo lo mucho que disfrutaba el olor del mar», detalló.

 

Esta semana, el estado de Queensland anunció que dedicará una ambulancia que estaba en desuso a cumplir las últimas voluntades de los enfermos, como visitar a sus animales, a sus hijos o nietos, o un museo o galería.

«Cumplir los deseos finales de la gente puede ser un desafío, ya que puede requerir transportar a alguien que no puede caminar, o sentarse en una silla, o que podría necesitar oxígeno continuo u otros aparatos médicos y apoyo», dijo el ministro de Sanidad de Queensland, Steven Miles, en un comunicado.

El 26 de julio de 2019, Betty Dowsett disfruta de un helado con el Ministro de Salud y Servicios de Ambulancia de Queensland (AFP).

El 26 de julio de 2019, Betty Dowsett disfruta de un helado con el Ministro de Salud y Servicios de Ambulancia de Queensland (AFP).

La primera en subirse a esta ambulancia adaptada fue Betty, de 92 años, quien quería ver el Jardín Botánico de Brisbane y comer un helado de maracuyá antes de morir.

La iniciativa australiana sigue el modelo de un programa similar llevado a cabo en los Países Bajos.

«Con el programa ‘Ambulance Wish Queensland’, voluntarios con formación médica, ambulancias adaptadas y el equipo necesario transportarán a las personas para cumplir sus deseos con éxito y seguridad», agregó Miles.

LGP  -CLARIN