La Fundación Construirnos entregó la vivienda 40

¡Compartir es demostrar interés!

Entregó la tercera vivienda en lo transcurrido del año 2020; la Nº 40 de todo su historial.

“Cantar las 40”, tiene su origen en el juego de naipes llamado “tute”, que trajeron a estos lares los inmigrantes piemonteses. Cada carta posee un valor que se suma al final del juego. Las más altas son el caballo y el rey del palo que se disputa. Si el azar favorece a un jugador con tales cartas, “canta las 40”, con lo que es casi imposible ganarle en esa mano. Esta modalidad pasó al “codillo” y a otras variantes que practicaron nuestros padres y abuelos, como un pasatiempo, especialmente en los días de lluvia -en el campo- ya que no se podían desempeñar otras tareas.

La frase sirve como para pintar esta auspiciosa ocasión, puesto que constituye todo un logro haber entregado 40 unidades habitacionales en su corto historial. El favorecido, en este caso, ha sido el Sr. Gabriel Visintini, del plan denominado Casa Solidaria.

Respetando el pedido de los receptores, se traspasó la posesión del bien en la tardecita del día 17 de febrero, en una instancia privada, sin acto público. La entrega de llaves se efectivizó solo con directivos de la Fundación, encabezada por el presidente Federico Díaz, Carlos Pratto y Alicia Tosolini, que se realizó en el interior del domicilio otorgado, con frente a la calle Primera Junta, entre José Hernández y Urquiza, en el loteo del Centro Social.

Se agradeció a la familia beneficiaria la confianza depositada en la Fundación y se comprobó además la virtuosa adaptabilidad de este sistema, atento a que -paralelamente- se encuentran concretando una ampliación de la superficie cubierta, de manera particular, conviviendo esta edificación con la que ya realizó la institución constructora.

Los asistentes felicitaron también a las descendientes de la familia poseedora del nuevo bien, quienes probablemente se instalarán en la nueva vivienda, de excelente diseño, que se incorporó al pintoresco Barrio Centro Social. Las fotos son una demostración elocuente de la calidad y del buen gusto arquitectónico que luce la casa Nº 40.