¿Las máscaras caseras sirven para protegernos del Covid-19?

arias iniciativas solidarias en Argentina y otros países promueven la confección de barbijos caseros. Pero este tipo de elementos no dan la protección necesaria para evitar la transmisión del nuevo coronavirus y deben usar como último recurso, asegura un estudio.

Además puede volverse un peligro ya que desconocemos la trazabilidad de estas máscaras caseras o artesanales por lo que no sabemos sin fueron realizadas en condiciones de higiene. 

Además, pueden dar una sensación de falsa seguridad. En ese sentido, es mejor mantener dos metros de distancia a usar una protección casera.

En una guía sobre el uso de barbijos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda “bajo ninguna circunstancia” las máscaras de tela, por ejemplo, algodón o gasa.PUBLICIDAD

Tejidos con agujeros

Muchos de los barbijos caseros se confeccionan con telas que están tejidas (como algodón) y presentan huecos entre cada hilo. Ni el fieltro, la rafia o los textiles de polipropileno sirven, a pesar de que estos huecos son más pequeños.

Un estudio realizado en el marco de la pandemia de gripe A H1N1 y publicado en la revista Disaster Medicine and Public Health Preparedness evaluó diferentes barbijos caseros. Se utilizaron diferentes materiales para hacer este elemento y se los probó en voluntarios sanos.

El primer resultado es que el barbijo quirúrgico es tres veces más efectivo que cualquier elemento casero.

Los autores del trabajo no recomiendan los barbijos caseros salvó que sea el último recurso.PUBLICIDAD

Probaron confecciones con algodón (con tejido planto y de punto), seda, lino y toalla. El único material aceptable fue el que se utiliza para los filtros de aspiradoras.

Pero este estudio fue realizado con bacterias de un tamaño de 0,75 micrones, similares al virus de la gripe que preocupaba en aquel momento. Los coronavirus son más pequeños: van de los 0,05 a 0,15 micrones.

Barbijos quirúrgicosPUBLICIDAD

Sobre los barbijos profesionales, la OMS solo los indica para personas que presenten síntomas respiratorios y no para la población en general.

“El uso de máscaras médicas cuando no se indica puede ocasionar costos innecesarios y cargas de adquisición y crear una falsa sensación de seguridad que puede conducir al descuido de otras medidas esenciales, como las prácticas de higiene de manos”, dice la OMS.

Además, enfatiza que su uso debe ir acompañado de otras medidas de higiene como el correcto y frecuente lavado de manos con agua y jabón.

Cabe recordar que los barbijos quirúrgicos están diseñados para evitar que la persona que lo usa contagie a otros, por eso se recomienda solo para los casos confirmados, sospechosos o que tienen síntomas respiratorios.

Es decir, de nada sirve que una persona sana use el barbijo quirúrgico para protegerse de no ser contagiado.

Para evitar el contagio con patógenos que están en el aire o que puede expulsar otra persona, se necesitan máscara tipo N95 con un filtro que atrapa el 95 por ciento de las partículas de menos de 0,3 micrones.

Máscara. El barbijo sirve para que personas infectadas no contagien, mientras que la máscara N95 es la única que protege de una posible infección a las personas sanas.

Máscara. El barbijo sirve para que personas infectadas no contagien, mientras que la máscara N95 es la única que protege de una posible infección a las personas sanas.

Uso de barbijos

  • Sobre el uso correcto de estos barbijos, la OMS detalla:
  • Debe cambiarse todos los días o reemplazarlos cuando se humedecen.
  • Evitar tocarlos mientras se usan.
  • Para quitárselo, no hay que la parte delantera de la máscara, sino retirarlo desde las tiras de atrás.
  • Lavarse las manos cada vez que se toca inadvertidamente una máscara usada o se la quite

  • La Voz