Ciudades del interior piden habilitar reuniones familiares y reabrir bares: qué dice el COE

Los pedidos para flexibilizar más actividades en las ciudades y pueblos del interior de la provincia se van sumando sobre los escritorios del Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

En los últimos días, varias localidades (incluso algunas de las más grandes) solicitaron que se les permita incluso la habilitación de las reuniones de hasta 10 personas, en días y horarios determinados.

A la vez, crece el número de las que pidieron (o están iniciando el trámite para hacerlo) la autorización para permitir la reapertura de bares, restaurantes, gimnasios y centros de estética –todos hasta ahora no habilitadops en la provincia– con la promesa de avanzar en esa linea aplicando protocolos y restricciones en cada caso. También varios han reclamado que se autorice el trabajo y la circulación del personal de casas de familia. 

PUBLICIDAD

Qué dice el COE

Integrantes del COE provincial admitieron a La Voz que están recibiendo pedidos desde diferentes municipios en esas direcciones pero apuntaron que por ahora no están en evaluación.

«Por ahora no están en estudio esas alternativas. Han entrado, pero no se están evaluando aún. Por lo que no creemos que esta semana pueda haber resoluciones en ese sentido», señalaron. 

Este jueves el COE está concentrado en la definición del anuncio de las flexibilizaciones de las salidas recreativas y deportivas en la ciudad de Córdoba. Días antes, se dio ese paso para el interior.PUBLICIDAD

También se indicó que se han recibido pedidos para permitir la pesca en lagos y ríos, requerimiento que hasta ahora ha sido denegado por el ente provincial.

Fuentes del mismo COE admitieron que podrá evaluarse caso por caso, pero admitiendo que probablemente la habilitación de reuniones familiares será recién el último paso, previo al levantamiento de todas las restricciones de circulación, en la próxima fase.

En general, en varias localidades se reconoce que hay flexibilizaciones que la gente asumió de hecho: se admite por ejemplo que las reuniones ocurren y que el control –salvo en casos en que son «muy ruidosas o masivas»- se hace impacticable. 

Qué se pide

En general, los nuevos pedidos parten de localidades de zonas «blancas» (que no han tenido casos de Covid-19 hasta ahora), o de las que aunque tuvieron pacientes fueron escasos y llevan más de un mes sin sumar nuevos. 

Entre las ciudades más grandes del interior, este jueves se conoció que el municipio de Río Cuarto pedirá al COE autorizar reuniones familiares y la reapertura de los locales gastronómicos y de los centros dedicados a la gimnasia y a la estética.

Casi la misma lista incluyó el municipío de Río Tercero en una nota ya enviada al COE, y agregó los jardines maternales y al personal doméstico.  

Villa Dolores también anunció que prepara una similar, al menos respecto de las reuniones familiares.

La lista de municipios se prolonga, y más se agregarán en las próximas horas. Varios incluyen también la actividad de natatorios.

En todos los casos, exponen como argumentos la necesidad de reactivar sectores muy perjudicados por la cuarentena y aún no flexibilizados, piden que se contemple la ausencia de casos de contagio de coronavirus en esa áreas, y señalan un compromiso de sostener los controles en los accesos a cada localidad.

Gimnasios, una de las actividades aun no permitidas en toda la provincia (AP)

Gimnasios, una de las actividades aun no permitidas en toda la provincia (AP)

Más casos

El pasado martes, y en una acción conjunta, nueve municipios de la región de Sierras Chicas (Villa Allende, Mendiolaza, Unquillo, Río Ceballos, Salsipuedes, Agua de Oro, La Granja, El Manzano y Cerro Azul) elevaron una nota al COE pidiendo aval para la reapertura de restaurantes y bares.

Hasta ahora, esa flexibilización no se dio en ningún punto de la provincia. Los locales de gastronomía, en general, sólo pueden trabajar vía delivery o con retiro en puerta.

Esos municipios presentaron un protocolo sanitario, que propone limitar la concurrencia al 50 por ciento de la capacidad de esos locales, colocar las mesas a más de un metro y medio de distancia entre si, y exigir medidas de higiene, el uso de barbijos y la colocación de alcohol en gel en cada mesa.

A ese pedido sumaron el de la habilitación del trabajo del personal doméstico, con el mismo protocolo de niñeras y de cuidadores de adultos mayores.

En Villa María, el municipio reabrió esta semana sus cementerios y solicitó al COE la habilitación de hoteles (sólo para uso de los trabajadores de actividades esenciales) y las clases de música (mientras sean individuales), además del personal de casas particulares.

En Alta Gracia, el municipio está acordando con gimnasios y afines un protocolo a presentar para solicitar su habilitación.

La Voz