31 de mayo: Día Mundial sin tabaco

El 31 de mayo es el Día Mundial sin tabaco. Se trata de una fecha para sensibilizar sobre los efectos nocivos del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno, y para disuadir del consumo de tabaco en cualquiera de sus formas.

Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2018), en Argentina la prevalencia de consumo de tabaco (cigarrillos), en personas mayores a 18 años, alcanzó el 22,2 por ciento. La cifra indica una continuidad en la tendencia descendente desde 2005, con un 25 por ciento de reducción desde entonces. Asimismo, disminuyó significativamente respecto a la edición previa (2013), que mostró una prevalencia del 25,1 por ciento.

A nivel provincial la reducción no se verifica, ya que en Córdoba la prevalencia en este tipo de consumo fue de 26,5 por ciento en 2013 y de 26,7 por ciento en 2018; y, en la última ENFR, evidenció el nivel más alto con diferencias significativas respecto al total nacional.

En tanto al consumo tabáquico en jóvenes en el país, la tercera Encuesta Mundial de Salud Escolar 2018 (EMSE 2018) señaló que el grupo de 13 a 15 años presenta un descenso continuo en este tipo de práctica, que pasó del 21 por ciento en la EMSE 2007 al 18,8 por ciento en la EMSE 2012 y 14,6 por ciento en la EMSE 2018.

Asimismo, destaca un crecimiento del consumo de tabaco en función de la edad, ya que se duplica el consumo de cigarrillos y otras formas de tabaco entre los estudiantes de 16 a 17 años, con una prevalencia del 29, 8 por ciento, respecto de los de 13 a 15, grupo que registra una prevalencia del 16 por ciento. Además, llama la atención sobre los altos niveles de consumo de cigarrillo electrónico en adolescentes de 13 a 15 años, que alcanzó al 7,1 por ciento.

En referencia a la exposición al humo de tabaco ajeno, en Córdoba en el período 2009 a 2018, se observó una reducción en la exposición en los espacios de trabajo, de 32,9 por ciento a 18,15 por ciento; y en bares y restaurantes, de 35,1 por ciento a 19 por ciento. En cuanto a la exposición al humo de tabaco ajeno en el hogar, las cifras para la provincia de Córdoba fueron de 35,7% en 2009, de 32,3% en 2013 y 25,2 en 2018.

Prevención

El tabaquismo es un factor de riesgo común para distintas enfermedades crónicas no transmisibles: las cardiovasculares, respiratorias y el cáncer. De acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer, el humo de tabaco es la principal causa de la mayoría de los casos de cáncer de pulmón, que es uno de los más frecuentes a nivel mundial. Además, este hábito sigue siendo uno de los principales factores de riesgo que determinan gran parte de las muertes prematuras y la discapacidad a nivel mundial, especialmente por enfermedades crónicas no transmisibles.

Desde la Secretaría de Prevención y Promoción de la Salud de la Provincia señalan que se trata de un problema de salud prevenible y curable, por lo que resulta fundamental continuar el trabajo en el acceso a los programas que ayudan a dejar de fumar y en políticas que disminuyan la prevalencia del consumo.

Asimismo, indican que es muy importante pensar en las personas que no fuman, pero que igual están expuestas al humo ajeno. Explican que fumar en la vivienda implica exponer a todas las personas que allí conviven, porque las sustancias químicas del tabaco permanecen suspendidas en los ambientes.

También advierten sobre la exposición de la población a la publicidad de tabaco, según la ENFR 2018, en Córdoba el 45,3 de la población que fue a comercios donde se venden cigarrillos refirió haber visto alguna publicidad de cigarrillos.

En ese sentido, destacan la aprobación de la ampliación de la Ley provincial 9113, de prevención y control del tabaquismo en octubre del año 2019. Dicho instrumento prohíbe la publicidad, promoción y patrocinio de productos elaborados con tabaco; y equipara las restricciones también al cigarrillo electrónico. No obstante, reconocen la necesidad de un compromiso por parte de todos los sectores para frenar este problema de salud , como el abordaje en escuelas y la actitud responsable desde el sector comercial.

Para dejar de fumar

Es importante destacar que todas las personas que abandonan el tabaco obtienen beneficios inmediatos y a largo plazo:

  • A los 20 minutos, disminuye el ritmo cardíaco y baja la tensión arterial.
  • Dentro de las 12 horas siguientes, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales.
  • Después de 2-12 semanas, mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar.
  • En 1 a 9 meses, disminuye la tos y la dificultad para respirar.
  • En 1 año, el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador.
  • En 5 años, el riesgo de accidente cerebrovascular corresponde al de un no fumador entre 5 y 15 años después de dejar de fumar.
  • En 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye hasta ser el 50% del de un fumador, y disminuye también el riesgo de cáncer de boca, de garganta, de esófago, de vejiga y de páncreas.
  • En 15 años, el riesgo de cardiopatía coronaria es el de un no fumador.

Por su parte, la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones indica que, ante la disminución de actividades por el aislamiento preventivo y obligatorio, en muchos casos, pueden presentarse mejores condiciones para iniciar un tratamiento de cesación tabáquica. En ese sentido, sostienen que la cuarentena puede ser una buena oportunidad para solicitar acompañamiento profesional para dejar de fumar.

En el Centro Asistencial Córdoba de esa Secretaría, el Programa de cesación tabáquica ofrece tratamiento a través de terapias grupales, y en los casos en que se necesite, se realizan seguimientos individuales y controles psicofarmacológicos. Dado que la atención presencial ha sido reemplazada temporalmente por canales virtuales, para comenzar un tratamiento, se debe enviar un mensaje vía whatsapp al 351 381-0583.

Además, se puede acceder a apoyo en los servicios de Neumonología de los hospitales provinciales, por ejemplo, en el Hospital Misericordia o el Hospital Tránsito Cáceres de Allende.

También existe a nivel nacional una línea telefónica de ayuda: 0800 999 3040; y se puede descargar un manual de autoyuda.