Las dos caras de la cuarentena: Algunos no pueden trabajar y a otros no les importa nada

La seguidilla de flexibilizaciones aprobadas a nivel provincial por el COE, deja situaciones injustas e incómodas para algunos que no pueden trabajar, a los que no se les permite abrir sus comercios y otros aprovechan alguna posibilidad, para incumplir cualquier recomendación y organizar previas, comilonas muy numerosas y hasta jugada de bochas.

Algunos vecinos acercaron reclamos por una gran jugada de bochas barrial, con una convocatoria que supera las 70 personas. Pero las bochas, que actualmente esta entre las actividades deportivas permitidas por el COE, debe realizarse bajo protocolos y algunos cuidados sanitarios, aunque jugadas al aire libre, no sería el mayor de los problemas, pero sí es alarmante como la ausencia de casos positivos desde hace más de un mes, hizo que la gente pierda el miedo y se relaje.

Lo que el viernes habló el intendente Tevez y que el sábado remarcó el gobernador Schiaretti sobre el «relajamiento» que muchas personas evidencian al no usar el barbijo, no respetar las distancia entre personas y en participar de reuniones numerosas queda en evidencia con estas fotos que aportaron vecinos que se muestran molestos porque mientras algunos hace más de 100 días obedecen cada recomendación, otros parece que no las entienden o no las quieren cumplir y menos ahora que ya no hay detenciones por parte de la Policia.

Pero las bochas no son la única violación de cuarentena. También hay que sumar los que dejan los autos en ruta o alguna parada e ingresan caminando a nuestra ciudad. Los que organizan previas en casa de familias, con el consentimiento de padres que debería poner límites y permiten que en sus viviendas se reúnan, 20, 30 o más jóvenes. También hay bares y comedores donde se preparan largas mesas de amigos de más de 40 personas, algo que post cuarentena parece ya una costumbre a la hora de salir los viernes.

Del otro lado la bronca de comerciantes del rubro hotelería, gimnasios, algunos profesionales, boliches bailables, agencias de viaje que no pueden abrir sus puertas y ni hablar de los comercios que están en cuenta regresiva para cerrar sus puertas pues ven que el atraso se hace cuesta arriba y que no hay manera de recuperar el nivel de ventas. Y no hablar de profesores parados porque los clubes tampoco pueden abrir y sus diciplinas no están permitidas.

Lo que vienen en los próximos días serán las multas. Otra medida anunciada por el COE y de difícil cumplimiento que lo único que hará es dar una tarea mas a inspectores que se encuentran desbordados de no poder controlar todo lo que hay que controlar para que los protocolos se cumplan.

Desde la Provincia y desde el Municipio el intendente Gustavo Tevez en declaraciones a LA RADIO 102.9 volvió a pedir responsabilidad social y comunitaria a los ciudadanos en el respeto de los protocolos y disposiciones del COE para no tener que volver atrás. Insistieron que las reuniones son familiares y hasta 10 y no sociales, que el esfuerzo de muchos a lo largo de estos 100 días no nos haga retroceder por las conductas inapropiadas de algunos.

Solo resta esperar que el descontrol que se vió el fin de semana del Día del Padre, no se traduzca en una cadena de contagios, ya que esta semana será crucial a la hora de a aparición de síntomas en caso de que ocurran. Ojalá no ocurran, porque muchos van a hacer fila para expresar reproches a los que no cumplen con obedecer las recomendaciones de expertos.-