Volvieron las tormentas de sal a Miramar de Ansenuza

¡Compartir es demostrar interés!

El pasado domingo, se volvió a dar un fenómeno casi habitual ya en Mar Chiquita, las nubes o tormentas de sal. Registradas por primera vez en julio de 2004, lograron captar el interés de los investigadores Enrique Bucher y Arie Stein quienes en 2016 realizaron una publicación al respecto.

Este fenómeno ya ha sido registrado y evaluado en los últimos años por investigadores, quedando todavía mucho por estudiar respecto al impacto de estos eventos.Los investigadores Enrique Bucher y Arie Stein explican en su trabajo publicado en 2016que las tormentas se originan en vastos salares formados por un ciclo de expansión-retirada en los últimos 30 años de la laguna debido a cambios en el régimen regional de lluvias.

Los investigadores también puntualizan que los eventos se restringieron a los meses más fríos (lo más secos) y las llamadas plumas de sal alcanzaron hasta 800 km (¡SÍ! 800 KILOMETROS!) Estas grandes tormentas de sal se registraron por primera vez en julio de 2004.Para el caso de La Laguna Mar Chiquita, necesitamos que se garantice el caudal mínimo de ingreso de agua a la Laguna (para que el sistema Laguna Mar Chiquita – Bañados del río Dulce mantenga sus características ecológicas, es necesario el aporte de un caudal de 110 m³/s durante al menos 7 meses consecutivos).

Es importante destacar también que el Río Dulce, principal tributario de la Laguna Mar Chiquita, aporta un 80 % del caudal, pensemos entonces en cómo afecta a la Laguna lo que sucede aguas arriba. Necesitamos volver a pensar en una laguna rodeada de bosque nativo que nos resguarden de esas tormentas de sal.

La laguna tiene una belleza y una riqueza inigualable, se está trabajando arduamente en la creación de un Parque Nacional que garantice la protección del humedal y también promueva el desarrollo de las comunidades locales por ejemplo a través del eco turismo, a la par de las actividades productivas actualmente desarrolladas en la región.

La bióloga Lucila Castro del Instituto de Diversidad y Ecología Animal-CONICET y Directora Argentina Natura International señaló que “el retroceso de los humedales representan un impacto terrible para los ecosistemas locales y pérdidas inigualables de servicios ecosistémicos para todos”; y explicó la situación de la Mar Chiquita.“Para que el sistema Laguna Mar Chiquita – Bañados del río Dulce mantenga sus características ecológicas, es necesario el aporte de un caudal de 110 m3/s durante al menos siete meses consecutivos.

Es importante destacar también que el Río Dulce, principal tributario de la Laguna Mar Chiquita, aporta un 80 por ciento del caudal, pensemos entonces en cómo afecta a la Laguna lo que sucede aguas arriba”, analizó la bióloga.

FUENTE: Bióloga Lucila CastroInstituto de Diversidad y Ecología Animal-CONICET.Directora Argentina Natura International www.naturainternational.org