Condenaron a Vietti Colomé a 17 años de prisión por matar a Jaider en la veterinaria

¡Compartir es demostrar interés!

Hernán Vietti Colomé (43) fue condenado a 17 años de prisión por matar a golpes a Jorge «El Turco» Jaider (57) el 22 de septiembre de 2017 en su veterinaria de calle Iturraspe 1232 en nuestra ciudad.

El veterinario fue hallado autor responsable del delito de «homicidio simple». Por unanimidad, el tribunal le aplicó este pena poco antes de las 15 de hoy, en la tercera jornada del juicio que se desarrolló de manera presencial en los tribunales locales y pero también través de teleconferencia desde el Establecimiento Penitenciario Nº 7 donde Vietti Colomé aguardaba la sentencia. 

En sus alegatos, la fiscal de Cámara Consuelo Aliaga Díaz había solicitado que se mantenga la acusación por «homicidio simple» pero que el veterinario fuera condenado a 20 años de prisión, mientras que el abogado defensor, Francisco Lavisse, pidió que fuera condenado por el delito de exceso de legítima defensa, que prevé una pena entre 6 meses y 3 años de cárcel, por lo que consideraba que debía ser excarcelado al haber cumplido ya los años con prisión preventiva en el penal.

Algo tal vez inesperado se dio junto a la notificación de la sentencia es que los jueces que integran la Cámara del Crimen de San Francisco ordenaron que se abriera una investigación de Elvio Omar «Funyito» Funes, el supuesto sicario al que Vietti Colomé habría contratado para «eliminar» a su hermano, y el veterinario Roberto Ferrero, exsocio y amigo del ahora condenado.

Puntualmente, el tribunal ordenó «remitir a las Oficinas de Fiscales los antecedentes respecto de Elvio Omar Funes y Roberto Carlos Ferrero», es decir, que se investigue su accionar y si incurrieron en algún delito. 

Si bien en un momento Funes fue detenido por una supuesta extorsión a Ferrero, recuperó su libertad y su testimonio fue clave durante la investigación que llevó adelante el fiscal de Delitos Complejos Bernardo Alberione y también durante el juicio.

Por su parte, Ferrero, que siempre estivo vinculado a la causa como mero testigo, en el juicio se despegó del plan que según Alberione, Vietti Colomé había armado para matar a su hermano Lucio para zanjar una disputa por una herencia familiar.

Los testigos que pasaron durante las tres jornadas del juicio complicaron la situación del veterinario y alimentaron la versión del fiscal que investigó el hecho de que todo se trató de una tenebrosa trama de un plan de muerte, sicariato, dinero, acusaciones y traiciones y que en realidad, Vietti Colomé nunca se defendió de un asalto, echando por tierra un caso de legítima defensa seguido de muerte, versión que siempre sostuvo el acusado y que su abogado no pudo probar.

LA VOZ DE SAN JUSTO