Hospital de Niños: realizaron una cirugía para tratar la epilepsia refractaria

A principios de agosto, el equipo de profesionales del Programa de Cirugía de Epilepsia del Hospital de Niños realizó una hemisferotomía funcional -intervención quirúrgica para tratar la epilepsia en personas que presentan resistencia a los fármacos- a una pequeña de cuatro años, quien presenta un favorable pronóstico de evolución.

Se trata de un procedimiento quirúrgico mediante el cual se interrumpen todas las conexiones del hemisferio cerebral afectado con el resto del organismo.

Lo específico de la técnica es que, mediante un acceso vertical al ventrículo cerebral, se procede a la desconexión hemisferio afectado. A pesar de tener un hemisferio desconectado, la persona mejora su calidad de vida, sus funciones cognitivas y su lenguaje. Esto es gracias a que las crisis convulsivas ya no pueden afectar el hemisferio sano permitiendo que el mismo tenga un mejor desarrollo.

Vale destacar que la epilepsia es una enfermedad que afecta a entre el uno y el dos por ciento de la población mundial. De ese porcentaje, un 30 por ciento presenta resistencia a la medicación; en este sentido, una cirugía de este tipo se convierte en una posibilidad para el tratamiento.

Por otro lado, se trata de un procedimiento que implica un trabajo importante en equipo y donde es fundamental el seguimiento y la rehabilitación posterior, con participación de profesionales de neurología especializada en epilepsia, neurocirugía, neuroradiología y psicología.

En relación a la intervención, Ariel Martínez, del equipo de neurología e integrante del Programa de Cirugía de Epilepsia, destacó: “Las personas que tienen epilepsia refractaria, pueden ser evaluadas por un equipo o unidad de cirugía de epilepsia, para ver si pueden beneficiarse con este tipo de operación”.

Por su parte, Adrián Muñoz, del equipo de neurocirugía e integrante del Programa, explicó: “Muchas veces, vienen a la consulta personas con 10 o 12 años de evolución de su epilepsia, que podrían haber sido intervenidas previamente”.

Aquellas personas con epilepsia que continúan teniendo convulsiones, a pesar de haber recibido tratamiento con al menos dos anticonvulsivantes, en las dosis necesarias y con adecuada tolerancia, deben consultar precozmente por la posibilidad de un tratamiento quirúrgico”, agregó el especialista.

Intervención y evolución

La cirugía se realizó a una niña de cuatro años con diagnóstico de epilepsia refractaria que, en su caso, le provocaba que ante cualquier estímulo auditivo sufriera convulsiones.

Significaba un caso complejo ya que, al poco tiempo de nacer, la niña sufrió una infección severa por la que la internaron con gravedad y, como secuela de esa infección, presentó una extensa lesión que comprometía gran parte del hemisferio cerebral izquierdo, y que le provocó, además de su epilepsia refractaria, una hemiplejía del lado derecho del cuerpo.

Luego de tres semanas de su operación, la niña se encuentra en un plan de rehabilitación domiciliaria.

Martínez explica que existe “alta expectativa de que esta niña quede libre de crisis el resto de su vida”.

Por su parte, Adrián Muñoz, destacó: “A diferencia de personas que consultan tras años de vivir con crisis epilépticas, este caso nos llegó temprano y se pudo hacer la cirugía a tiempo”.

El especialista agregó que, al haber controlado las convulsiones, “la niña se ha desarrollado mejor, está más alerta y despierta, comenzó a desarrollar el lenguaje, todos los beneficios de hacer una cirugía temprana”.

Éxito de la técnica

El Hospital de Niños mantiene desde 2005 el Programa de Cirugía de Epilepsia y lleva realizadas alrededor de 100 intervenciones a personas con esta afección. Con la última operación, suman diez realizadas con la técnica de hemisferotomía cerebral por epilepsia refractaria.

Vale destacar, que, a partir del trabajo en equipo, todas las personas intervenidas con la misma técnica permanecen libres de crisis hasta la actualidad.

En este sentido, la cirugía -cuando se realiza en forma temprana- demostró favorables resultados en términos de control de crisis y mejoría de la calidad de vida.